aquí Centro Veterinario JG Mutxamel (Alicante) Espaa

www.vetjg.com
Ce nt ro   Ve te ri na ri o   JG
cuidando a su mejor amigo desde 1989
Avenida de Alicante, 18 (Edificio JG)
03110-Mutxamel (Alicante)
Tfno: 96 5951897 (24 horas)
contactar

¿que hora es?

medicina preventiva
urgencias 24 horas
servicio a domicilio
hospitalización
gestión de núcleos zoológicos
cuidados intensivos
rehabilitación
radiología digital
laboratorio
endoscopia
ecografía
ecocardiografía
e.c.g.
resonancia magnética
cirugía
dermatología
neurología
endocrinología
cardiología
etología
oftalmología
hematología
oncología
odontología
traumatología
otorrino
obstetricia
urología
aves
reptiles
pequeños mamíferos
primates
otras mascotas

MEDICINA DE PRIMATES

MEDICINA DE PRIMATES
Comportamiento.
Manejo e instalaciones.
Alimentación y medicina preventiva.
Patología.
Reproducción.

Jesús Fernández Morán
Servicio Veterinario
Parque Zoológico de Barcelona

1.ALTERACIONES DEL COMPORTAMIENTO.

Entre los animales de zoo, posiblemente sean los primates los más afectados por problemas de comportamiento debido a su mayor desarrollo psicológico. Este problema se ve incrementado cuando son mantenidos como animales de compañía. Salvo excepciones no se pueden considerar a los primates como “mascotas” ya que difícilmente a nivel particular se les pueden suministrar las atenciones adecuadas para su bienestar físico y psíquico. Se trata de animales muy sociables por lo que los individuos criados fuera de una estructura social estable o normal les hace adquirir comportamientos anómalos (estereotipias e inadaptación), en la mayoría de los casos irreversibles.

Trataremos a continuación los principales problemas observados, pero es importante resaltar que resulta de vital importancia prevenirlos mediante un enfoque pedagógico dirigido al cliente o futuro propietario: “los primates no son animales de compañía adecuados”; en ningún caso se deben mantener animales aislados; la mayoría de los problemas del comportamiento son mejorables, pero pocos son curables con un 100% de efectividad aunque suelen ser previsibles o evitables. Por desgracia en demasiadas ocasiones algunas personas se ven persuadidas por la moda o la ternura que inspira un bebe primate y deciden adquirirlo sin tener en cuenta las necesidades futuras, lo que irremisiblemente acabará con un animal enfermo.

Inadaptación.

Muchos de los primates sufren de inadaptación a la cautividad lo cual es lógico si tenemos en cuenta que en estos casos suele tratarse de individuos recién capturados de su medio natural. En un corto espacio de tiempo han perdido su núcleo familiar, cambiado de clima y alimentación y sometidos a un fuerte nivel de estrés (captura, hacinamiento durante los traslados, cuarentenas, tiempo de transporte, etc.). En animales que se han criado en cautividad durante generaciones en grupos estables, es más raro que se produzca. Este trastorno también se produce cuando no se contemplan las atenciones correctas; por ejemplo, mantener animales gregarios en jaulas individualizadas, mantener a animales salvajes con estrecho y constante contacto (visual y sonoro) humano, mantener demasiados animales juntos, mantener animales agresivos sin zonas de ocultación o de escape, etc.

Las principales consecuencias de este síndrome incluyen la aparición de úlceras gástricas, diarrea, colitis, ansiedad, coprofagia, masturbación, automutilación, etc.

La importancia de la instalación. El enriquecimiento ambiental (enrichment).

En el campo de la psicopatología es muy importante el estudio del hábitat en el que los animales pasan su vida. El término de “enriquecimiento ambiental” (enrichment) se refiere a la modificación del medio ambiente del animal para mejorar su bienestar. Consiste en dietas especiales, objetos para manipular (juguetes y estructuras) y modificaciones en la instalación (vegetación y estructuras). Un ambiente enriquecido en un zoológico

a)permite a los animales desarrollar los comportamientos propios de la especie
b)permite a los animales tener un mayor control en sus hábitos.
c)elimina la frustración y el aburrimiento.
d)permite a los animales estar más activos.

Entre los instrumentos empleados para estos fines en los primates citaremos: mangueras, papel, servilletas, papel cortado, guías de teléfono, sábanas, cajas de cartón, pelotas duras, recipientes de plástico, llantas, bidones de plástico, troncos de madera, rollos de papel higiénico, bolsas de papel, substratos, tubos de PVC, ropa, TV/radio, sacos de tela, etc.

Socialización y re-socialización.

Al juntar animales de la misma especie u otras se debe prestar especial atención pues el hacerlo precipitadamente o sin realizar un estudio previo suele tener resultados graves. La asociación de especies diferentes de primates puede ser un elemento más del “enriquecimiento ambiental” siempre que la instalación sea adecuada: tamaño, zonas de escape, zonas de descanso, zonas de alimentación diferentes, diferentes hábitats, etc. Se debe prestar atención a cualquier signo de estrés o alteración crónica; en ocasiones es difícil notar cuando un animal es incompatible ya que la agresión sólo se produce de noche o al elegir la comida más nutritiva por ejemplo. Los cuidadores pasan muchas horas observando los animales durante el día pero durante las horas nocturnas pueden ocurrir agresiones o intimidaciones de los animales más dominantes del grupo.

Puede ser necesario la socialización de un individuo nuevo procedente de otro grupo con fines de reproducción o fruto de la colaboración de los zoos con los organismos oficiales. En otros casos se debe proceder a la re-socialización de un animal que hubo de ser separado del grupo durante un tiempo determinado; por ejemplo un chimpancé que ha debido ser criado artificialmente al no poseer la madre leche.

Agresiones.

La agresividad entre los primates es normal como muestra de dominio y poder; ayuda al establecimiento de la jerarquía dentro del grupo. El modo de expresión normalmente se corresponde con cargas, muestra de los caninos, elevación de cejas y de labios, etc. En el estado natural esta agresividad raramente concluye con la agresión grave ya que el animal vencido es expulsado del grupo. En condiciones de cautividad debemos prever que en normalmente no existe escapatoria posible y que las agresiones pueden resultar en la muerte de uno de los animales. El tratamiento con fármacos puede ayudar a modo de complemento junto con la mejora de las condiciones de las instalaciones aunque la solución pasa por la corrección de las causas de la agresividad anormal. A veces la colocación de más lugares de comida, el incremento del tamaño de los dormitorios o la colocación de barreras visuales puede ser suficiente.

Estrés.

Se han citado algunos síndromes relacionados con el estrés en primates. A modo de ejemplo citaremos la amputación de la punta de la cola, edema angioneurótico y el síndrome de dilatación gástrica.

Como resumen extraemos las siguientes conclusiones:

Los primates mantenidos en condiciones inadecuadas son más propensos a sufrir trastornos del comportamiento.

Con instalaciones adecuadas no siempre se pueden eliminar las estereotipias o comportamientos anormales.

Muchos de los primates que actualmente pueden visitarse proceden de un ambiente totalmente alterado en su origen. En colecciones zoológicas estables es más fácil el establecimiento de grupos socialmente sanos y consecuentemente con menor índice de problemas.

A la hora de la planificación de los programas de reproducción con fines de conservación se deben tener en cuenta los factores familiares y sociales además de los puramente genéticos. En ocasiones se intentan asociar individuos “geneticamente interesantes” pero socialmente incompatibles.

Se debe supervisar el estado psicológico de los grupos de primates mediante estudios (etogramas) llevados a cabo por personal experimentado.

No siempre más espacio es sinónimo de mejor. Más que la cantidad debe evaluarse la calidad tanto de la instalación como de los cuidados (limpieza, alimentación, medicina preventiva, etc.).

El enriquecimiento ambiental mediante la colocación de cuerdas, mobiliario, ramas, etc. favorece la socialización del grupo.

La introducción de un animal nuevo en un grupo siempre presenta un riesgo que debe ser evaluado y preparado convenientemente. Además de hacerse de modo gradual debe ser vigilado durante toda las fases.

En ocasiones la mezcla de diferentes especies puede resultar beneficioso para el comportamiento de los primates y permite a los visitantes observar diferentes especies de un mismo ecosistema en la misma instalación.



2.MANEJO E INSTALACIONES

En el Orden Primates se incluyen unas 190 especies incluidas en dos subórdenes y once familias con gran variedad en cuanto inteligencia (de los de menor nivel entre los mamíferos hasta el ser humano), tamaño (de los 60 gramos del tití pigmeo hasta los 250 Kg del gorila) y adaptación al medio (desde los totalmente arborícolas hasta los terrestres). Su alimentación también varía desde los estrictamente vegetarianos hasta los omnívoros. Por lo tanto es difícil generalizar en cuanto a su manejo, alimentación y el tipo de instalaciones.

El tipo de instalación dependerá dependiendo de la especie, del clima y de las características de cada centro. Las instalaciones interiores deben ser de fácil limpieza, que permitan limpiar diariamente los restos de alimentos, paja, orina y excrementos. Se debe emplear para la limpieza agua a presión junto con productos de desinfección adecuados (fenoles, yodados, clorina, etc.) para cada caso. Se prestará especial atención a la buena ventilación natural, la temperatura y el grado de humedad. Es importante un buen control de la calidad higiénica de los alimentos así como del control de plagas (cucarachas, hormigas, ratones, ratas y gatos salvajes) ya que juegan un importante papel en la transmisión de algunas enfermedades (toxoplasmosis, cisticircosis, hidatidosis, leptospirosis, hepatitis de los titis, etc.).

Algunos primates, especialmente los del nuevo mundo, son muy sensibles a los cambios bruscos de temperatura, por lo que es preferible mantenerla de manera constante de forma artificial si es necesario entre los 18 y los 26ºC. En el caso de macacos (más resistentes al frío) pueden tener acceso al exterior durante todo el año siempre que dispongan de un interior seco y en buenas condiciones. En cuanto a la humedad óptima se situa entre el 55 y el 70% a excepción de los marmosets y tamarinos en los que se situaría entre el 70 y el 80%. Las corrientes de aire son más peligrosas y se evitarán especialmente en los individuos jóvenes.

Como se citará posteriormente, los visitantes y operarios de los primates pueden transmitirles agentes patógenos por lo que en muchos casos es interesante un relativo aislamiento con separación física mediante cristales y evitando el contacto directo. Esto resulta especialmente importante cuando se sospechen casos de tuberculosis, hepatitis, infección por retrovirus, herpesvirus, etc.

Al diseñar una instalación y en particular cuando se trata de animales grandes y fuertes (gorilas, chimpancés, papiones, mandriles, orangutanes, etc.) se debe prestar especial atención a las medidas de seguridad: puertas, separación de los barrotes, fosos, materiales de construcción, etc.).

3.NUTRICIÓN

Entre los diferentes primates existen grandes diferencias –algunas como el tamaño ya indicadas- especialmente en los hábitos alimenticios; el galago por ejemplo se ha especializado en el consumo de resinas; La morfología de los tractos digestivos varían desde el muy simple de los macacos hasta los más complejos de los colobos. Mientras que los primates consumidores básicamente de materia animal poseen un estómago y colon simple con un inmtestino delgado muy largo, las especies folívoras presentan un colon y ciego muy desarrollado o estómago compartimentado. Las especies frugívoras poseen una morfología intermedia en función del componente mayoritario de su dieta.

Actualmente existen en el mercado preparados comerciales que incluyen los nutrientes necesarios para el buen mantenimiento de estos animales en cautividad. Sin embargo, aunque son más empleados en centros de investigación y en zoos americanos su empleo aun no está muy extendido en los zoológicos europeos. Como se ha mencionado ya, existen grandes diferencias nutricionales entre cada especie de primate por lo que resulta interesante como un primer paso conocer la composición de la dieta de cada una de ellas en libertad. Se continua avanzando en el campo de la nutrición de estos animales, pero al margen de las especies más empleadas a nivel experimental (Macaca mulatta), poco se sabe de las gran mayoría.

Se conocen una serie de deficiencias descritas con relativa frecuencia:

Vitamina A: Dietas que contienen menos de 400 UI/ día dan lugar a pérdida de peso, daño en la retina y degeneración de la córnea.

Vitamina D: los primates africanos y asiáticos pueden mantenerse con vitamina D2, mientras que los americanos precisan de vitamina D3 o exposición directa al Sol. Tambien se han citado casos de hipervitaminosis D.

Vitamina E: su deficiencia puede producir lesiones musculares y alteraciones de los eritrocitos (anemia, mioglobinuria). Puede estar relacionado con un síndrome de caquexia crónica de los titís.

Vitamina C: su deficiencia produce síntomas ya conocidos en el ser humano: mala condición general, hemorragias en encías, pérdida de dientes, hemorragias subcutaneas e intramusculares, etc. La cantidad necesaria en genera se considera de unos 2 mg/Kg/día para la mayoría de los primates.

Vitamina B1: su deficiencia se considera rara en este grupo de animales y se caracteriza por convulsiones e insuficiencia cardíaca.

Ácido fólico: su falta resulta en anemia macrocítica y leucopenia y mal estado general. Se estima su cantidad mínima necesaria en 40 microgramos/Kg/día.

4.CAPTURA Y ANESTESIA

Evitaremos la manipulación directa sin protección incluso de animales de pequeño tamaño ya que es fácil que se produzcan arañazos o mordiscos. Se trata de animales muy hábiles y rápidos. En el caso de animales de mayor envergadura este riesgo es más fácil de valorar pero en ocasiones nos dejamos influir por los propietarios o domadores. Bajo ningún concepto se intentarán manejar a la fuerza sin personal entrenado al efecto ya que resultaría muy peligroso para los operarios y los animales. Se han citado lesiones muy graves en veterinarios y cuidadores casi siempre víctimas del exceso de confianza pero también se dan casos de lesiones en los animales al ser manipulados incorrectamente.

Entre los materiales útiles para el trabajo con este tipo de animales figuran salabres, redes, guantes, planchas de madera o plástico, transportines, mantas o toallas y por supuesto material de teleinyección.

Los siguientes productos anestésicos y analgésicos se citan para su uso en primates:

Acepromazina: 0,5-1 mg/Kg PO, SC, IM.
Aspirina: 5-10 mg/Kg PO cada 6 horas.
Atropina: 0,04 mg/Kg SC, IM, IV
Buprenorfina: 0,01 mg/Kg IM, IV cada 6-12 horas.
Butorfanol: 0,1-0,2 mg/Kg IM cada 12-48 horas.
Diazepam: 0,5-1 mg/Kg PO; 0,25-0,50 mg/Kg IM, IV.
Flunixin: 0,3-1 mg/Kg SC, IV cada 12-24 horas.
Ketamina: 5-40 mg/Kg IM
Ketamina- acepromazina: 4 mg/Kg-0,04 mg/Kg IM
Ketamina- diazepam: 15 mg/Kg-1 mg/Kg.
Ketamina-xilacina: 10 mg/Kg-0,5 mg/Kg
Midazolan: 0,1-0,5 mg/Kg IM
Morfina: 1-2 mg/Kg PO, SC, IM, IV, cada 4 horas.
Tiopental: 25 mg/Kg IV
Zoletil: 1-20 mg/Kg

5.MEDICINA PREVENTIVA Y CUARENTENA

Como se indicó ya, es el aspecto más importante en la medicina de los primates. Dentro del programa de medicina preventiva destacamos el establecimiento de cuarentena para todos los animales nuevos llegados a la colección. También se incluye en este programa el control rutinario de los animales con revisiones periódicas en las que se realicen extracciones de sangre, radiografías, examen de la dentición, revisión general con palpación, examen ocular, realización de coprocultivos y estudios parasitarios. Muchos de estos controles pueden realizarse sin la necesidad de capturar al animal, mientras que otros se deberán llevar a cabo con el animal anestesiado. Se mantendrán fichas con toda la información veterinaria de la colección zoológica, tanto de los animales vivos como de los muertos. También es importante el mantenimiento de muestras fijadas en formol o congeladas (suero, plasma, tejidos, etc.) para posibles estudios futuros.

En algunos casos se pueden realizar tratamientos antihelmínticos de manera periódica, así como un programa de vacunación frente a tétanos, sarampión y polio. Dependerá de cada caso particular.

Cuarentena de primates:

Periodos de entre 30 días y 6 meses dependiendo de los requisitos.

Principales colonias de cría en USA realizan 90 días con al menos 5 test de tuberculina negativos en intervalos de dos semanas.

Inicialmente periodo de aclimatación de al menos una semana de duración.

Test de tuberculina (Mantoux): inyección intradermica de 0,1 ml de tuberculina (mammalian old tuberculin) con lectura a los 24, 48 y 72 horas.

Test de ELISA no oficial pero funcional.

Hemograma completo.

Bioquímica sanguínea.

Control de peso.

Colocación de microchip y lectura.

Examen general.

Radiografía de torax.

Cultivos rectales.

Estudio coprológico para la detección de huevos y larvas de helmintos y protozoos.

Serología para retrovirus (HIV1 YHIV2), hepatitis y filovirus.


Zoonosis:

Sin llegar a extremos exagerados debemos ser conscientes de que cuando tratamos este tipo de animales estamos expuestos a riesgos tanto físicos como zoonóticos. Conociendo este riesgo y protegiéndonos de manera adecuada evitaremos contraer enfermedades. Por otra parte es al veterinario el responsable de informar y asesorar a los propietarios de este tipo de animales.

A continuación se citan las principales enfermedades que el ser humano puede contraer de los primates y ante las que hay que permanecer alerta:

Shigelosis (Shigella sp.): especialmente antropoides, macacos.
Salmonelosis.
Campilobacteriosis (Campylobacter fetus): todos.
Tuberculosis (M. tuberculosis): todos.
Neumonía por Streptococcus pneumoniae: macacos, antropoides.
Lepra (M. lepare): mangabeis.
Herpesvirus tamarinus.
Herpesvirus simiae (herpes B)
Influenza.
Sarampión.
Rotavirus
Polio.
Hepatitis A
Entamoeba histolytica.
Giardia lamblia.
Balantidium coli
Enterobius vermicularis.
Estrongiloidosis (Strongyloides fulleborni, S. cebus, S. stercolaris)

6.REPRODUCCIÓN

En general los primates son poliestricos; las hembras ciclan de manera regular a lo largo del año observándose la menstruación en algunas especies. El estro se detecta mediante la observación de inflamación de los genitales externos. En algunas especies (macacos, babuinos, chimpancé) además se produce la inflamación muy marcada y espectacular de la piel sexual del perineo en el momento de la ovulación. Las variaciones hormonales durante el ciclo sexual (LH, FSH, estradiol, progesterona) han sido descritas para muchas especies y son muy semejantes a las observadas en el ser humano.

La reproducción en cautividad no resulta complicada siempre que se cumplan las condiciones favorables: espacio, alimentación, comportamiento social normal, edad, compatibilidad, bajos niveles de estrés, etc.

El diagnóstico de gestación se realiza mediante la detección de gonadotropina corionica humana en el primer tercio de la gestación. Tambien se puede detectar la Beta HCG en sangre a los pocos días de la fecundación. La evolución puede estudiarse mediante estudio ecográfico.

Los periodos de gestación varían enormemente: lemur 120-135 días; tití 140; mono ardilla 167; macaco 146-186; orangutan 227-275; chimpancé 227; gorila 251-295.

Se pueden emplear técnicas de reproducción asistida en algunos casos aunque el manejo las hace más complicadas de los que resultan en otras especies. Se ha conseguido con éxito la inseminación artificial en al menos las siguientes especies: babuino, chimpancé, gorila, macaca resus, mono ardilla, mangabey, mono verde, mono patas y capuchino.

En el protocolo de la inseminación artificial se deben contemplar los siguientes aspectos:

Donante; evaluación del semen.
Receptora. Buen estado del tracto genital; valoración hormonal (LH, FSH, P, Estradiol).

Técnicas de tratamiento del semen.

Sincronización/ determinación del ciclo.

Técnica de inseminación (intrauterina, intravaginal, intracervical, intraperitoneal).

Control de gestación.

Anestesia. Peligro especialmente en el caso de animales enfermos, mayores o muy valiosos!! También puede afectar negativamente en el momento de la inseminación (retraso a anulación de la ovulación).

Copyright 2013, Hospital Veterinario JG Mutxamel - Alicante - España