aquí Centro Veterinario JG Mutxamel (Alicante) Espaa

www.vetjg.com
Ce nt ro   Ve te ri na ri o   JG
cuidando a su mejor amigo desde 1989
Avenida de Alicante, 18 (Edificio JG)
03110-Mutxamel (Alicante)
Tfno: 96 5951897 (24 horas)
contactar

¿que hora es?

medicina preventiva
urgencias 24 horas
servicio a domicilio
hospitalización
gestión de núcleos zoológicos
cuidados intensivos
rehabilitación
radiología digital
laboratorio
endoscopia
ecografía
ecocardiografía
e.c.g.
resonancia magnética
cirugía
dermatología
neurología
endocrinología
cardiología
etología
oftalmología
hematología
oncología
odontología
traumatología
otorrino
obstetricia
urología
aves
reptiles
pequeños mamíferos
primates
otras mascotas

MEDICINA AVIAR. PARTE VI (clínica de las enfermedades)

Por Juan M. Griñán. Veterinario JG especialista en medicina aviar

Previo a cualquier exploración clínica, se debe elaborar una historia clínica, que en muchos casos nos ayudará en el diagnóstico.
Se deben tomar los siguientes datos:
Nombre del propietario
Dirección
Teléfono, fax y e-mail
Nombre del paciente
Sexo
Edad
Identificación: microchip, tatuage y número de anilla, indicando si es cerrada o abierta, así como su localización.
Origen del animal: intentando indagar al máximo el país de origen.
Fecha de adquisición del propietario
Se deberá indagar en las condiciones del ave en casa del propietario:
Tipo de jaula o aviario
Tamaño: dimensiones
Material: madera, metálico, red, etc..
Juguetes
Perchas, cuerdas, etc..
Vegetación
Localización respecto a otras edificaciones
Suelo y sustrato
Comederos y bebederos: materiales
Compañeros: número y sexo
Contacto con otras aves del entorno: gorriones, etc..
Alimentación: tipo y frecuencia
Agua de bebida: tipo y frecuencia.
Entradas y salidas de animales más recientes.
A continuación se deberán reflejar los datos relativos a la anamnesis, descripción de la enfermedad por el propietario:
Historial anterior: anestesias, intervenciones, enfermedades,
Síntomas: aparición, tipo y frecuencia.
¿desde cuando está enfermo?
Actitud del ave, cambios de comportamiento, actividad
Regurgitación-vómitos
Heces: apariencia y consistencia, frecuencia, color
Cambios en el plumaje, mudas
Cambios en el peso
Status reproductivo
Medicaciones suministradas, vacunaciones.
Apetito: cambios en la dieta.
Consumo de agua
Una vez tenemos reflejados estos datos, pasamos al examen clínico: primero lo observaremos a distancia, detectando postura, forma de moverse y actitud. Luego lo examinaremos sujetándolo, utilizando una técnica distinta para cada especie de ave.

Manejo, sujeción e inmovilización:

Como norma general en el manejo de un ave, tenemos que prestar especial atención: en no estropearle las plumas, no hacerle daño y sobre todo causarle el mínimo estrés posible, y según que aves tener precaución en que no nos dañe a nosotros.

Antes de coger un ave hay que tener en cuenta una serie de condiciones externas:
- Reducir al mínimo el número de personas presentes, voces, música y otros ruidos extraños; factores que aumentarían su estrés.
- Iluminación tenue mediante luz indirecta.
- Comprobar el carácter del ave mediante su respuesta a estímulos externos.
- Retirar todo tipo de mobiliario de la jaula.
-Tener una toalla, trapo o similar, en concordancia al tamaño del ave.

Debemos sujetar en primer lugar la parte del ave que más nos pueda dañar, esta suele ser la cabeza. Que se inmoviliza sujetándola a través de la toalla al nivel de las zonas infraorbitarias, con lo cual no se permite el movimiento lateral de la cabeza, que podría dar lugar a algún picotazo.
Seguidamente se controlan las alas (acercando el pájaro hacia nuestro cuerpo impedimos que aletee), y con la mano que nos queda libre y utilizando la toalla como protección se pasara a inmovilizar las patas.
Si la acción que vamos a realizar en el ave no incluye la cabeza, pasaremos a cubrírsela con la toalla para reducirle al máximo el estrés y facilitar su manejo.
Nota: no es recomendable el uso de guantes de cuero o similares para el manejo de aves debido a la gran perdida de sensibilidad, lo cual podría provocar un accidente; a excepción quizás en el caso del manejo de garras de grandes rapaces. Pero si es recomendable el uso de guantes de látex para evitar contagios de nuestra flora microbiana normal al ave.


El examen físico deberá ser sistemático y siempre en este orden:
Pico: simetría, consistencia, etc..
Narinas: simetría, presencia de secreciones, etc..
Membranas mucosas orales: color, presencia de lesiones, examen de glotis, etc..
Oidos: lesiones, secreciones, etc..
Cuello: palpación del esófago, buche, etc..
Parte craneal del cuerpo: palpación, percusión, auscultación..
Parte caudal del cuerpo: palpación, percusión,...
Cloaca: palpación, presencia de huevo, inflamación, presencia de heces, ..
Alas: examen de las plumas (primarias, secundarias y coberteras), palpación, examen de sus articulaciones, etc..
Cola: inspección de glándula uropígea, examen de plumas,..
Patas: examen de articulaciones, valorar funcionalidad (cojeras, etc.)
Pies: presencia de lesiones, examen de las uñas, etc..
Se deberá dividir en dos etapas:
-Antes de coger al ave:
-Observar al ave dentro de la jaula fijándonos en: actitud, postura y aspecto externo.
-Observar las condiciones higiénicas del mobiliario, de la jaula y tamaño de la misma; así como tipo de posaderos, bebederos y juguetes.

-Una vez capturada el ave, se procederá al examen físico; que será similar al de mamíferos, pero teniendo en cuenta las diferencias anatómicas y particularidades de las aves:
-En el mínimo tiempo posible y de forma metódica.
-Plumaje: distribución, estado y aspecto de los folículos.
-Condición corporal:
+Obesidad: no se puede palpar la quilla, sólo tocamos musculatura.
+Normal: palpamos ligeramente la quilla.
+Delgadez: palpamos sólo quilla.
-Hidratación: pliegue cutáneo que se puede realizar en la zona dorsal del cuello, abdomen y sobre la cresta de la quilla.
-Pico y cera: tiene que tener un aspecto liso, brillante y tamaño y simetría normal para su especie. La cera debe ser lisa, limpia y pigmentada o no según la especie.
-Narinas, deben estar limpias y exentas de mucosidades.
-Boca: el pico debe abrirse con la ayuda de un espécuelo, un abrebocas o instrumento similar.
-Ojos y anejos.
-Oído: a través del canal auditivo podemos observar la parte posterior del globo ocular. Este es el lugar apropiado para buscar hematomas como consecuencia de traumatismos craneales.
-Alas: debemos valorar la integridad de la estructura ósea del ala. Mediante un algodón humedecido en alcohol podemos visualizar las articulaciones relacionadas, verificando su normalidad. Es importante también verificar la integridad de la membrana y tendón del patagio.
-Patas: es importante observar las plantas de los pies en busca de cualquier anormalidad.
-Cloaca: no debe estar hinchada, ni prolapsada, la mucosa interior no debe verse, a no ser que se evierta manualmente. Las plumas de alrededor deben estar limpias, sin restos de heces.
-Abdomen: importante en el caso de hembras para buscar huevos retenidos.


Además, tendremos que valorar determinados datos fisiológicos:
Peso: utilizando básculas de precisión en pequeñas aves, e ingeniándo nuestro propio sistema (tarar caja o jaula, metiendo al ave en una bolsa de tela, etc..).
Temperatura: la temperatura cloacal debe estar entre 40 y 41 ºC, aunque este parámetro tiene limitado valor diagnóstico.
Respiraciones por minuto, en reposo y después del manejo (debe recuperar sus rpm en menos de 1 minuto). En un periquito puede variar de 55 a 75 rpm, mientras que en una paloma de 15 a 25 rpm y en un loro de 10 a 20 rpm.



Peso, Frecuencia cardíaca en reposo, Frecuencia cardíaca bajo manipulación, Frecuencia respiratoria en reposo,
Frecuencia respiratoria bajo manipulación

25 g 274 400-600 60-70 80-120
100 g 206 500-600 40-52 60-80
200 g 178 300-500 35-50 55-65
300 g 163 250-400 30-45 50-60
400 g 154 200-350 25-30 40-60
500 g 147 160-300 20-30 30-50
1000g 127 150-350 15-20 25-40
1500g 117 120-200 20-32 25-30
2000g 110 110-175 19-28 20-30
5000g 91 105-160 18-25 20-30
10 kg 79 100-150 17-25 20-30
100 kg 49 90-120 15-20 15-30
150 kg 45 60-80 6-10 15-35


Pulsaciones por minuto. Debido a su extrema rapidez es imposible detectarlo, restringiendo su medición al paciente anestesiado y con un electrocardiógrafo a una velocidad del papel de 100 cm/minuto. En un periquito es de 600-700 ppm, en la paloma de 90 a 100 ppm y en un loro de 120 a 780 ppm.
De gran importancia para el diagnóstico de muchas patologías es el detalle de las condiciones psicológicas o status mental del paciente en su ambiente. Hay que indicar propietario que es necesario mantener una estimulación mental en el ave, ya que sus actividades mentales básicas están deprimidas, al estar frecuenmente en una jaula en contínuo estréss, con el fin de prevenir la aparición de conductas estereotipadas, ya que:
no tiene que preocuparse en buscar su comida: debemos entorpecer o ponerle difícil el conseguir su comida en la jaula, cambiándola de sitio, escondiéndola dentro de su jaula, poniéndola dentro de sacos de tela, etc..
se le debe variar la alimentación , con el fin de estimular sus cinco sentidos frecuentemente
la alimentación debe ser natural, ya que con ella disfrutan más que con la artificial
debemos ofrecer bañera para su baño y aseo diario, para un buen mantenimiento de sus plumas
debemos permitir que pueda estirar sus alas en toda su longitud, por lo que deberemos tener jaula adecuada
se le debe permitir el vuelo, siempre que sea posible, ya que así mantienen su sistema nervioso y musculo-esquelético en condiciones óptimas.
Se le deben poner cosas para su entretenimiento, a ser posible móviles, ruidosas, de vivos colores.
Las perchas deben ser fijas y debe haber otras móviles, rugosas, con el fin de mantener en buen estado sus pies.

SIGNOS DE ENFERMEDAD
Las aves son verdaderas maestras en esconder sus signos de enfermedad. La mayoría de ellas están dentro de la cadena trófica de otras aves y otros depredadores y enemigos naturales (entre ellos está el hombre) y no pueden permitirse el lujo de mostrarse enfermas. Intentan mantener una apariencia normal el máximo tiempo posible, por lo que muchas veces se presentan en el hospital con graves síntomas, que han querido esconder durante un tiempo variable, hasta tal punto que su propietario nos indica que está enfermo “esde ayer”, mientras se presenta críticamente enfermo en la consulta.
Se necesita mucha experiencia para reconocer precozmente a simple vista a un pájaro enfermo que está escondiendo sus síntomas.
Los signos tempranos de enfermedad, los cuales requieren un examen detallado, puede ser alguno de los siguientes:
Ligeros cambios en la vocalización o en los hábitos de comida.
Cambios de color en las plumas
Muda prolongada
Plumas masticadas, picadas o rotas
Plumas teñidas sobre las narinas, ano u ojos
Pérdida de plumas o humedad alrededor de los ojos
Material incrustado en las narinas.
Sobrecrecimiento excesivo de pico y uñas
Debilidad en los miembros
Heces de diferente color o consistencia
Los signos de enfermedad más seria son algunos de los siguientes:
Embolamiento y acurrucamiento.
Aumento o disminución del apetito o sed. Muchos pájaros continúan comiendo hasta que se mueren. No indica que está bien mientras come.
Cambios en comportamiento
Disminuye la vocalización
Respiración anormal o ruidosa
Pérdida de peso
Vómito o regurgitación
Sangrado

Visita al veterinario. Hay que recomendar al propietario que cuando nos visite, lo haga con su jaula , recubierta por un plástico, sin limpiar ( a veces nos presentan al pájaro en una jaula recién estrenada, mientras que ha estado años en una jaula que no se limpia frecuentemente). Si no es posible con su jaula, traer con una caja de cartón con un papel blanco en el suelo. Describir la jaula, todos los medicamentos y suplementos, todos los juguetes, muestra de comida. Traer heces de otros pájaros.

RUTINAS DE MANTENIMIENTO DE LAS AVES

Para los procedimientos detallados a continuación, en psitácidas mayores de 100 gramos siempre utilizamos isofluorano para evitar el stress y el animal abandona el hospital en breves minutos completamente despierto. Además, se aprovecha para realizar un examen clínico más o menos completo, el cual puede incluir la toma de muestras sanguíneas o fecales, que aconsejamos realizar anualmente, en nuestro plan anual.
1- recorte de uñas. Si no se desgastan fisiológicamente, debemos recortarlas con unas tijeras o cortauñas. En caso de sangrado, se utiliza el nitrato de plata.
2- recorte de pico. Es necesario saber el tamaño de pico normal en cada especie para poder discernir si es necesario recortarlo o no. En psitácidas grandes utilizamos una fresa con motor microquirúrgico o en casos de picos extremadamente largos un cortauñas. Hay que evitar a toda costa recortarlo demasiado, de forma que no sangre, sobre todo en psitácidas, debido al gran dolor y a la pérdida de sensibilidad que se le puede producir.
3- recorte de alas. En psitácidas es frecuentemente demandado, procediendo a recortar por la mitad las plumas secundarias de un sólo miembro, suficiente para desestabilizar temporalmente el vuelo en caso de que se le escape al propietario. Nunca aconsejamos realizarlo, debido a la extremada belleza que supone ver a un ave volar, aunque sea en el comedor o en el dormitorio del propietario.
4- identificación por microchip. De forma rutinaria aconsejamos esta forma de identificación a todas las aves mayores de 100 gramos de peso, puesto que la anilla con la que aparecen algunas aves, aún cerrada, se puede falsificar y no parece el método idóneo para demostrar la propiedad del ave. Se implanta normalmente en la pechuga.
5- corte de anilla. Ya sea por mala colocación o por manipulación excesiva del ave, o por procesos dérmicos que provocan un engrosamiento de los tejidos de la pata, a veces es necesario retirar la anilla a la mascota, utilizando para ello unas tijeras especiales.

Por Juan M. Griñán. Veterinario JG especialista en medicina aviar

El texto aquí expresado corresponde a una revisión bibliográfica, a comunicaciones personales de mi actividad clínica y a parte de mi ponencia en el II Congreso JG de julio del 2004 celebrado en el Hospital Veterinario JG de Mutxamel (Alicante-Spain)

Para cualquier comentario o sugerencia no dude en enviarme un e-mail

Copyright 2013, Hospital Veterinario JG Mutxamel - Alicante - España