www.vetjg.com
Ce nt ro   Ve te ri na ri o   JG
cuidando a su mejor amigo desde 1989
Avenida de Alicante, 18 (Edificio JG)
03110-Mutxamel (Alicante)
Tfno: 96 5951897 (24 horas)
contactar

¿que hora es?

medicina preventiva
urgencias 24 horas
servicio a domicilio
hospitalización
gestión de núcleos zoológicos
cuidados intensivos
rehabilitación
radiología digital
laboratorio
endoscopia
ecografía
ecocardiografía
e.c.g.
resonancia magnética
cirugía
dermatología
neurología
endocrinología
cardiología
etología
oftalmología
hematología
oncología
odontología
traumatología
otorrino
obstetricia
urología
aves
reptiles
pequeños mamíferos
primates
otras mascotas

MEDICINA AVIAR. PARTE X. TERAPEUTICA

Por Juan M. Griñán. Veterinario JG especialista en medicina aviar

ADMINISTRACIÓN DE MEDICAMENTOS.

-Medicaciones tópicas. Las pomadas, cremas y unguentos, se aplicarán solamente en las zonas sin plumas, y aún así, normalmente traen severas consecuencias, ya que cualquier cantidad de pomada, por pequeña que sea, se dispersará por todas las plumas del cuerpo por el mismo ave cuando se las arregla, con lo que quedarán más o menos pegajosas, impidiendo la piloerección, indispensable para la termorregulación., perdiendo calor corporal y haciéndose más sensible a contraer enfermedades. Las pomadas oftálmicas se pueden aplicar directamente en los ojos, en muy pequeñas cantidades (son mejores que los colirios debido a que persisten más tiempo en el ojo). Estas pomadas oculares también pueden aplicarse a través de los orificios nasales para tratar las sinusitis bacterianas tópicamente. Mejor que las pomadas, para el tratamiento de los ojos, en especial en las micoplasmosis con el uso de la tilosina, se usarán sprays finos mediante un vaporizador doméstico, el cual contendrá la tilosina inyectable, diluida en suero fisiológico, y se aplicará sobre los ojos, adheriéndose a la córnea y tejidos colindantes mejor que con una sóla gota de aplicación. Otra ventaja de este método es que no requiere la contención física del paciente.
La limpieza de los senos, a través de los orificios nasales, se realizará primero con solución salina normal para limpiar, y luego con solución antibiótica al 0,1-0,5 %, manteniendo en todo momento la cabeza más baja que el resto del cuerpo. La cantidad variará entre 1 ml para un periquito a 20 ml para un guacamayo.

-Medicaciones orales. Se pueden suministrar a través del agua o de la comida, siendo ambos tipos de suministro de difícil realización y de aleatoria eficacia. La mejor forma es suministrar la medicación directamente en la boca o por sonda, siendo el volumen máximo a administrar por sondaje esofágico de 1 ml en periquitos, 8 ml en ninfas, 20 ml en amazonas y 40 ml en guacamayos.
Los clientes y pacientes que pongan trabas a la medicación oral se instruirán para darla con golosinas. En caso de que no haya más remedio, se usará la medicación en el agua de bebida, preparando la solución dos veces al día. En psitácidas, es buen sistema el enmascarar el sabor de la medicación con zumos de frutas administrados con jeringa a través de la jaula, sin tocar al animal.

-Medicaciones parenterales.
La vía intravenosa, intramuscular o subcutánea son las que se utilizarán en pacientes gravemente enfermos.
La subcutánea no se utiliza (se usa la región interescapular, evitando el saco aéreo cervicocefálico, pliegue inguinal o propatagio, al volumen de inyección de 10ml/Kg) debido a que con la intramuscular se obtienen resultados más rápidos y eficaces. Para la realización de ésta última se humedecerá con alcohol la zona de la pechuga (sin abarcar grandes zonas debido a la tremenda pérdida de calor corporal que puede conllevar sobre todo en pájaros pequeños). Se introducirá la aguja en un ángulo de 45º cerca del hueso de la quilla y se podrán utilizar varias inyecciones a la vez en diferentes puntos incluso cada 12 horas sin temor a producir lesiones. El volumen de cada inyección variará de 0,1 ml a un periquito, 0,2 ml en una cotorra, 0,8 ml en un loro pequeño o incluso de 1 ml en guacamayos o cacatúas. Es importante no inyectar productos oleosos en la musculatura del tibiotarso, ya que podemos provocar el abcesamiento del líquido inyectado y las complicaciones derivadas. Evitar, en aves voladoras en recuperación y aves de cetrería, inocular en la musculatura pectoral, ya que podría producir trastornos musculares que redujeran la capacidad de vuelo. No se administrarán medicamentos nefrotóxicos en la región del muslo.
La endovenosa se restringirá para situaciones de urgencia, tales como en las tetanias, o en fluidoterapia, mediante bolos. Después del uso de cualquier vía parenteral se aplicará una presión de 10 segundos como mínimo en el punto de inyección con el fin de minimizar la aparición de hemorragias o coágulos.

La medicación intracelómica se usará sobre todo en casos de peritonitis (bacteriana o de yema), usando antibióticos solos o con esteroides, y en el tratamiento de la aspergilosis usando anfotericina. se sitúa el ave en decúbito esternal inclinado para que el volumen visceral quede en la parte anterior y podamos inyectar sustancias sin dañar órganos internos. La aguja se introduce por el espacio inguinal, en dirección dorsal.
Vía intrasinusal: consiste en la trepanación del seno afectado con una jeringuilla y aguja del tamaño adecuado, que permitirá hacer lavados del seno, así como tratamientos locales.

La medicación intraósea se utilizará en fluidoterapia y en la aplicación de antibióticos, usando un catéter insertado en la ulna distal o en tibiotarso. Vía intraósea: se usa para la administración prolongada de fluidos. Con agujas espinales o hipodérmicas cateterizaremos el cúbito o el tibiotarso, desplumando previamente y preparando asépticamente la zona:
-Cúbito: desplazamos lateralmente el tendón articular para introducir la cánula, previamente heparinizada, por la parte distal del hueso, ventralmente al cóndilo dorsal guiándonos por los huesos radio y carporradial. La profundidad de la aguja será superior al tercio distal del hueso.
-Tibiotarso: se realiza en la cresta tibial, procediendo de igual modo que en el cúbito.

Vía inhalatoria: eficaz en procesos respiratorios. La entrada del producto puede ser:
Por respiración normal en una cámara de tratamiento (tipo pecera).
Por sondaje de tráquea.
Por canulación de un saco aéreo.
La medicación mediante nebulización se utilizará de forma que se consiga un tamaño de partícula entre 0.5 y 6 µg.

Muchas veces se presentan pacientes aviares silvestres en el servicio de urgencias, siendo necesario respetar una serie de normas básicas, las cuales incluyen la hidratación: ofrecerles agua, o bien solución fisiológica mezclada con dextrosa a 5 % (en iguales proporciones), también pueden utilizarse bebidas comerciales hidratantes (Gatorade o sales de hidratación). Es conveniente atemperar los líquidos, salvo en casos de extremo calor con riesgos de golpe de calor (presencia de jadeo: el ave respira con pico abierto). Si no beben voluntariamente, se les puede forzar a beber usando una jeringa o hidratarle por vía parenteral. Darle suavemente y por goteo, por el costado del pico, mateniendo al ave erguida y con cuidado de no obstruir sus vias respiratorias con el líquido. La cantidad será en aves pequeñas: unos 2 ml por cada 100 gr. de peso y en aves grandes: unos 10 ml por cada kilo de peso. Se puede repetir 4 a 6 veces por día. No es conveniente alimentar en las primeras 24 horas. Es más importante la hidratación.

En todo caso, en aves gravemente enfermas suministraremos oxígeno al 100%, si tienen convulsiones trataremos con valium 1 mgr/kgr, hidrataremos con bolo endovenoso único (2-3 % de su peso vivo) lento con un suero que tenga la mitad con Ringer y la otra mitad con glucosado al 5%. Se podrá usar dexametasona IM o EV a razón de 1-4 mgr/kgr, complejo B IM. En anémicos o hipovolémicos es de gran utilidad el hierro dextrano a razón de 10 mgr/kgr, lo que producirá un aumento rápido del hematocrito. La temperatura se mantendrá a 30ºC.

Antibacterianos.
Amikacina. Sulfato. 0,01-0,02 mgr/gr IM bid
Carbenicilina. 0,1-0,2 mgr/gr IM bid.
Cefotaxina sódica. 0,05-0,1 mgr/gr IM bid o tid.
Ciprofloxacina: 20 mgr/kgr bid per os.
Doxiciclina 75 mgr/kgr IM cada 7 días., 20 mgr/kgr bid o tid oral. El único que funciona para la psitacosis.
Enrofloxacina: 15 mgr/kgr bid IM o per os durante 5-10 días.
Piperacilina: 0,1-0,2 mgr/gr IM bid. Es excelente para gram negativas, gram positivas y anaeróbicas.
Trimetroprim-sulfametoxazol: 80/16 mgr/kgr bid per os
Tobramicina: 2,5-5 microgramos/gr IM bid
Tilosina: 0,01-0,25 mgr/gr IM bid o tid .De elección en micoplasmosis.

Antifungicos:
Anfotericina B: 1-5 mgr/kgr EV tid en rapaces durante 7 días. Dosis intratraqueal de 1 mgr/kgr diluido con ssf en psitácidas y rapaces. Dosis intracelómica de 1 mgr/kgr/día diluido en ssf
Flucitosina: 250 mgr/kgr en psitácidas per os bid durante 14 días. Dosis de 120 mgr/kgr per os tid durante 14 días en rapaces
Ketoconazol: psitácidas: 30 mgr/kgr bid durante 14 días.

Antihelmínticos
Ivermectina: 0,02 ml/gr de solución de ivomec (1% ivermectina) IM una sola vez, repitiendo a las 2 semanas.
Levamisol: 8 mgr/kgr una vez IM.
Praziquantel: 0,05 ml/350 grs una vez IM de solución de droncit.
Metronidazol: 30 mgr/kgr bid per os durante 7-14 días.

Otros:
Medroxiprogesterona: oral o inyectable: desde 0,05 mgr/kgr en aves de hasta 150 grs, hasta 0,025 mgr/kgr en aves de más de 700 grs. Para detener temporalmente la puesta de huevos o el comportamiento sexual agresivo del macho.
Dexametasona: 2-8 mgr/kgr EV o IM
Calcio: en convulsiones hipocalcémicas de los yacos.
Valium: 0,05 ml/500 grs cada 1-4h horas como anticonvulsivo
Calcio EDTA: 20 mgr/kgr IM bid o tid en intoxicaciones por metales pesados hasta que las partículas de metal no aparezcan en las radiografías
Oxitocina: 0,025 ml/100 grs de solución de 20 UI/ml para facilitar la salida del huevo e interrumpir los sangrados uterinos.
Vitamina K: 10-20 mgr/kgr IM sid o bid en hepatopatías.
Vitamina A-D:

Por Juan M. Griñán. Veterinario JG especialista en medicina aviar

El texto aquí expresado corresponde a una revisión bibliográfica, a comunicaciones personales de mi actividad clínica y a parte de mi ponencia en el II Congreso JG de julio del 2004 celebrado en el Hospital Veterinario JG de Mutxamel (Alicante-Spain)

Para cualquier comentario o sugerencia no dude en enviarme un e-mail

Copyright 2013, Hospital Veterinario JG Mutxamel - Alicante - España