www.vetjg.com
Ce nt ro   Ve te ri na ri o   JG
cuidando a su mejor amigo desde 1989
Avenida de Alicante, 18 (Edificio JG)
03110-Mutxamel (Alicante)
Tfno: 96 5951897 (24 horas)
contactar

¿que hora es?

medicina preventiva
urgencias 24 horas
servicio a domicilio
hospitalización
gestión de núcleos zoológicos
cuidados intensivos
rehabilitación
radiología digital
laboratorio
endoscopia
ecografía
ecocardiografía
e.c.g.
resonancia magnética
cirugía
dermatología
neurología
endocrinología
cardiología
etología
oftalmología
hematología
oncología
odontología
traumatología
otorrino
obstetricia
urología
aves
reptiles
pequeños mamíferos
primates
otras mascotas

MEDICINA AVIAR. PARTE XVI. ENFERMEDADES BACTERIANAS

Por Juan M. Griñán. Veterinario JG especialista en medicina aviar

ENFERMEDADES INFECCIOSAS PRODUCIDAS POR MICOPLASMAS
MICOPLASMOSIS
Se describen sinusitis, conjuntivitis, artritis. Son altamente huésped específicos: las especies que afectan a aves exóticas son diferentes a las que afectan a las domésticas.
El cuadro clínico es exactamente igual al de la psitacosis, siendo típico el cuadro ocular, casi siempre unilateral, tanto en psitácidas como en paseriformes.
El tratamiento de elección es la tilosina, aunque se puede usar la enrofloxacina, eritromicina y la combinación lincomicina-espectinomicina.

ENFERMEDADES INFECCIOSAS PRODUCIDAS POR MICOBACTERIAS
TUBERCULOSIS
Afecta a muchas especies. Sobretodo a palomas, psitácidas (periquitos y carolinas). Las lesiones más típicas son los granulomas en hígado, bazo, mucosas y piel, así como exóstosis y artritis. Eliminan microorganismos por heces (siempre es tuberculosis abierta).
El agente causal es el Micobacterium avium, aunque también se han aislado M. Tuberculosis y M. Bocis de psitácidas.
El diagnóstico se realizará mediante la visualización de bastones Ziehl-Nehlsen resistentes, histología de las lesiones y PCR para identificar la especie.
La tuberculosis aviar es causada por la bacteria Mycobacterium avium que esta estrechamente muy relacionada con la bacteria de tuberculosis de los humanos y los bovinos. En aves, M. avium causa una enfermedad debilitante crónica con nódulos tuberculares. En humanos, las infecciones por M. avium pueden causar infecciones locales con nódulos linfáticos inflamados en ciertas regiones. La infección es mas severa en individuos inmunocomprometidos. M. Avium es diseminada por ingestión de comida o agua contaminada por heces de aves que lo diseminan. Los animales con tuberculosis deben eliminarse.
Mientras que muchas infecciones por Mycobacterium se tratan con antibióticos, M. Avium es la excepción ya que es altamente resistente a antibióticos.

ENFERMEDADES INFECCIOSAS PRODUCIDAS POR CHLAMIDIAS

CLAMIDIOSIS o PSITACOSIS u ORNITOSIS
Etiología :
Chlamydia psittaci. En aves se han propuesto 5 serovariedades ( A, B, C, D ,E) que agrupan diferentes cepas. Chlamydia psittaci es un microorganismo procariota, parásito intracelular obligado, inmóvil, con dos fases morfológicas distintas: el cuerpo elemental (0’2 a 0’3 µm) infeccioso y el cuerpo reticular (0’6 a 0’8 µm) metabólicamente activo.

La infección ha sido citada en más de 100 especies de aves aunque las psitácidas, palomas y pavos són las que más frecuentemente manifiestan la enfermedad. También se ha descrito la infección en mamíferos, reptiles e insectos.

Cuadro clínico:
El período incubación es difícil de determinar debido a las diferencias de patogenicidad entre cepas así como por la diferente susceptibilidad de cada especie de aves. Se ha documentado un tiempo de incubación mínimo de 42 días en psitaciformes infectadas de forma natural. Los cuerpos elementales son eliminados por los animales infectados en las heces, orina, saliva, secreción ocular, nasal y respiratoria y leche del buche en palomas. La infección se produce cuando un ave ingiere o inhala cuerpos elementales directamente o a partir de materiales, alimentos o agua contaminados. Son inestables si se exponen a luz solar directa o calor, aunque pueden permanecer infecciosos varios meses en heces o secreciones secas.

Los signos clínicos varían según la virulencia de la cepa, la sensibilidad de la especie y el estado inmunitario del ave. El estrés (infecciones concurrentes, hacinamiento, malnutrición,...) puede precipitar el desarrollo de la enfermedad o la eliminación cuerpos elementales en animales infectados. Diversos autores han observado que los guacamayos y amazonas son más susceptibles que las cacatúas y el loro gris africano.

De forma simplificada se pueden diferenciar tres formas de enfermedad:

Animales asintomáticos. Normalmente se trata de animales adultos infectados por una cepa de baja virulencia. Estos animales pueden eliminar cuerpos elementales y no llegar a desarrollar enfermedad.
La forma aguda es de elevada mortalidad, suele afectar a animales jóvenes que han sufrido una infección masiva de una cepa altamente virulenta. Cursa con diarrea de color verde, cuadro oculo-respiratorio (especialmente en palomas), plumaje erizado, anorexia y pérdida de peso.
En la forma subaguda y crónica predominan los signos generales (pérdida de peso, plumaje erizado), diarrea y conjuntivitis. En psitácidas se han descrito signos neurológicos (temblores y convulsiones). Si los animales no reciben tratamiento la muerte se produce tras varias semanas de enfermedad. En paseriformes, palomas, anátidas y ciertas especies de periquitos australianos es frecuente una queratoconjuntivitis crónica y recidivante.

Las aves que han sufrido clamidiosis pueden volver a desarrollar la enfermedad aun después del tratamiento, bien por que se infecten de nuevo o porque hayan quedado como portadoras.

Diagnóstico:
El diagnóstico de clamidiosis se establece valorando conjuntamente varios métodos.

Clínico:
Cuadro clínico, radiología (aerosaculitis, hepato-esplenomegalia), hematología (en psitácidas enfermas se ha descrito anemia, leucocitosis con heterofilia, basofília y monocitosis), bioquímica clínica (aumento de aspartato aminotransferasa (AST), ácidos biliares, creatinquinasa (CK) y lactato deshidrogenasa LDH) y ácidos biliares y reducción del cociente albúmina :globulinas.
Citología:
Observación de cuerpos elementales o reticulares en macrófagos o células infectadas a partir de muestras hisopo cloacal, conjuntival, de saco aéreo o improntas de órganos. La realización de tinciones vitales (Stamp, Machiavello, Giménez) permite observar directamente los cuerpos de inclusión.
Necropsia e histopatolgía:
Pericarditis fibrinosa, bronconeumonía, enteritis, conjuntivitis,. Las lesiones asociadas a la clamidiosis son variables e inespecíficas, de ahí que sea necesario realizar tinciones especiales o técnicas inmunocitoquímicas para detectar Chlamydia psittacci.
Cultivo:
Requiere cultivos celulares o en embrión de pollo.
A partir muestras de necropsia o de hisopo conjuntival, faringeo o cloacal.
Se trata de un método lento y caro.
Pueden obtenerse falsos negativos si el animal no está eliminando cuerpos elementales o si el microorganismo pierde viabilidad durante el transporte o procesado de la muestra.
Serología:
Demuestra que el animal ha sufrido una infección y que ha desarrollado una respuesta inmune.
Un título positivo no indica que el animal esté sufriendo clamidiosis. Por ejemplo: en caso de persistencia de títulos altos de anticuerpos.
Un título negativo no significa que el animal no esté infectado por Chlamydia psittaci. Por ejemplo, en animales jóvenes o inmunosuprimidos o en fases iniciales de la infección.
Técnicas disponibles:
Fijación de complemento. (Laboratorio de Diagnóstico General, SL. Verdi 78 Bajos 08012 Barcelona).
ELISA en fase sólida. Immunocomb® Psitacosis (Biogal Galed Labs. (Kibbutz Galed, M.P. Megiddo 19240 Israel).Comercializado por Laboratorios Hipra S.A. Avda. La Selva s/n. 17170 Amer (Girona).

Métodos de detección de antígeno:
Detectan la presencia de clamidias, de componentes antigénicos o de anticuerpos específico frente a dichos componentes antigénicos.
No son efectivos si el animal no está eliminando clamidias en el momento en que se toma la muestra o la cantidad clamidia es baja (por ejemplo, en caso eliminación intermitente en animales con infección crónica, tratamiento antibiótico).
Técnicas disponibles:
ELISA. Clearview Chlamydia MF (Unipath Llimited, Bedford MK44 3UP (Reino Unido).Comercializado por Biosigma S.L. A. Domínguez Alfonso, 16 38003 Santa Cruz de Tenerife. Islas Canarias).

Técnicas de ADN recombinante:
Un resultado positivo significa que se ha detectado ADN clamidial en la muestra.
La presencia de restos de ADN de otras muestras puede provocar resultados falsos positivos.
Técnicas disponibles:
PCR :A partir de hisopo conjuntival, coanal o sangre (animal enfermo), heces o un hisopo cloacal (animal sano). University Diagnostics LTD. South Bank Technopark 90 London Road. London SE1 6LN (Inglaterra).

A modo de conclusión:
No existe ninguna prueba que sea totalmente efectiva en cualquier caso de infección por Chlamydia psittaci.
No es posible afirmar que un animal no está infectado por Chlamydia psittaci basándonos en una sola prueba de diagnóstico.

Diagnóstico diferencial:
Blefaro-conjuntivitis infecciosa: Causada por Mycoplasmas, bacteriana.
Enfermedad sistémica bacteriana (Salmonelosis, por ejemplo), micótica (Aspergilosis, por ejemplo) o vírica (PBFD agudo o sub-agudo, herpesvirosis, infección por paramyxovirus...), tóxica.

Tratamiento:
Doxiciclina por vía oral (50 mg/kg, una vez al día durante 1 mes.)
Doxiciclina por vía intramuscular (75-100 mg/kg, 7-8 inyecciones durante 45 días).
Alimentos medicados con Clortetraciclina y Doxiciclina. Tratamiento de 30 días de duración.
En los casos más graves es necesario realizar tratamiento de apoyo: fluidoterapia, alimentación forzada, calor, protectores hepáticos.
Chlamydia psittaci es sensible a los siguientes desinfectantes: amonios cuaternarios, cloruro de benzalconio, etanol al 70% y peróxido de hidrógeno al 3%.

Aspectos zoonóticos y legales:

La clamidiosis es una zoonosis transmisible de riesgo considerable para propietarios de aves de compañía, personal de tiendas de animales y criaderos de palomas; también pueden verse afectados veterinarios, rehabilitadores de fauna salvaje y personal de zoológicos. Entre 1982 y 1991 se declararon en los Estados Unidos de América 1344 casos (con 6 muertes) de clamidiosis humana (70% causados por exposición a aves exóticas cautivas, 16% por exposición a pavos enfermos y 10% por exposición a palomas enfermas).
En España, en el período entre 1983-1987 la psitacosis causó el 3,1% de las neumonías de origen bacteriano. Durante el año 1990 se notificaron 36 casos y 11 casos en 1991. En el Hospital de la Vall d’Hebró (Barcelona) se diagnosticaron 14 casos de psitacosis humana (el 2,75% de los casos de neumonía estudiados) entre los años 1988-1989.

En la especia humana suele provocar resfriados, fiebre, dolor de cabeza y mialgia. Puede provocar también anorexia, nauseas, fotofobia, dolor torácico y vómitos. Las personas afectadas pueden acabar desarrollando una neumonía atípica (por la importante discrepancia entre la magnitud de los síntomas y la escasa alteración de las pruebas radiológicas). La mortalidad en humanos es menor al 1%, siendo las personas inmunocomprometidas, inmunodeficientes e inmunosuprimidas las de mayor riesgo.

En España la clamidiosis es una enfermedad de declaración obligatoria, según Real Decreto 2459/1996 de 2 de “por el que se establece la lista de enfermedades de declaración obligatoria y se da la normativa para su notificación”.

Artículo 1. Objeto.
El presente Real Decreto tiene por objeto la determinación de las enfermedades de los animales sujetas a declaración obligatoria en el ámbito de la Unión Europea, de España y de la Oficina Internacional de Epizootías, así como los requisitos para su notificación.

Artículo 2. Declaración oficial y comunicación anual de las enfermedades de los animales.
1.Los órganos competentes de las Comunidades Autónomas realizarán la declaración oficial de las enfermedades de los animales que figuran en los apartados A y B del Anexo I del presente Real Decreto.
Asimismo, dichos órganos procederán a efectos informativos, a realizar una comunicación anual sobre las enfermedades que se recogen en el apartado C del Anexo I.
2.Todas las enfermedades recogidas en el anexo I serán objeto de las medidas generales y específicas contempladas en la legislación comunitaria, la Ley y el Reglamento de Epizootías y demás normas concordantes.
ANEXO I
B. Otras enfermedades de declaración obligatoria en España:
Psitacosis.
C. Enfermedades objeto de comunicación anual:
Las enfermedades incluidas en la lista B de la Oficina Internacional de Epizootias, que no figuran en las listas A y B del presente anexo son las siguientes: .../... Clamidiosis aviar “

El diagnóstico se realizará por citología e histología mediante las tinciones de Stamp o Giménez, por cultivo e Inmunofluorescencia directa y PCR.
Producida por Clamydia psittaci (bacteria intracelular obligada).
La virulencia depende de la cepa y del hospedador. También influye en los signos clínicos.
Es una enfermedad diversificada de psitácidas. Son zoonosis transmisibles. Se llama en psitácidas como psitacosis y en el resto de las especies como ornitosis.
Existen animales portadores, sobretodo carolinas. La enfermedad primaria está relacionada intensamente con el estrés. Se elimina por heces, orina y secreciones corporales.
Los síntomas son digestivos : diarrea, anorexia, depresión, biliverdinuria (manchan los uratos de color verdoso), respiratorios: estornudo, descarga nasal mucopurulenta, disnea, sinusitis, conjuntivitis.
Si se vuelve crónica: mal plumaje, adelgazamiento, diarrea, conjuntivitis, temblores, convulsiones, opistótonos, parálisis. Si el proceso es muy grave puede tener encefalopatía hepática.
Es un animal que respira y da golpes de cola para evitar esta disminución (Tailbobby).
La sintomatología varía en función de la especie. En las palomas, sobretodo respiratorios. En psitácidas, es indiferente (respiratorios, digestivos, nerviosos...).
En la necropsia se puede apreciar conjuntivitis y sinusitis, además de peritonitis y hepato-esplenomegalia, aerosaculitis, enteritis, pericarditis, bronconeumonía, sinusitis.
El diagnóstico se realiza por los síntomas clínicos y la patología clínica. Se cree que el 99% de las aves salvajes son portadoras.
Se hace:
 Radiología, citología (macrófagos con cuerpos de inclusión citoplasmáticos). Se hace una tinción de Stamp.
 Cultivo y serología (algunos kits comerciales: ELISA) à dan falsos positivos.
 Proteinograma à Hipoalbuminemia + hiperbeta/gammaglobulinemia de moderada a elevada.
 Leucocitosis elevada con heterofilia. Recuento de 350000-40000 leucocitos / ml de sangre + signos clínicos que confirman la Clamydia.
Se trata mediante tetraciclinas y fluido, calor, higiene, agua y comida:
-Doxiciclinas 50-100 mg / Kg durante 45 días (Vibravenosa ® IM), Clortetraciclina, oral o parenteralmente. Enrofloxacina.
El tratamiento de soporte se da mediante calor, fluidos... Se debe hacer higiene diaria.
Suele curar si se coge a tiempo. Es una zoonosis.
Chlamydia psitacci, es una bacteria in usual del organismo, existe a escala mundial y afecta a mas de 100 especies de aves. Causa una enfermedad llamada ornitosis cuando ocurre en aves y humanos.
En los EU, la clamidiosis es un gran problema en pavos, palomas y pericos. En Europa las principales especies atacadas son los patos y los gansos. Algunas aves son extremadamente susceptibles a la clamidiosis (pavos), mientras que otras son más resistentes (pollos).
La clamidiosis es principalmente transmitida por inhalación de polvo fecal contaminado y es diseminado por aves portadoras, que actúan como reservorios principales de la enfermedad. El organismo es excretado en las heces y secreciones nasales. Un estado de portador sano puede persistir por anos. El organismo sobrevive al secado, que facilita la diseminación oral y permite la transmisión de ropa y equipo contaminado. La clamidiosis puede ser transmitida de ave a ave, heces a ave, y ave a humano. La trasmisión de humano a humano puede ocurrir, principalmente por la exposición de la saliva de los pacientes.
Clamidiosis es considerada como de riesgo para personas que trabajan con pericos y palomas, o para gente trabajando con pavos en plantas de matanza y laboratorios de diagnostico avícola.
El periodo de incubación para clamidiosis es de 4-15 días, aunque 10 días es lo más común. En aves afectadas, es común la presencia de síntomas como la diarrea, tos y descargas nasales y oculares. Puede haber una alta tasa de mortalidad si la enfermedad no es tratada. En pavos hay una caída de la producción de huevo. En humanos, se manifiesta como enfermedad respiratoria febril. Hay una presencia repentina de escalofríos, dolor muscular y articulaciones, dolor de cabeza, tos, perdida de apetito, y dolor de pecho. Complicaciones pueden originar inflamación del bazo, inflamación del músculo cardiaco, y disminución del ritmo cardiaco.
Las aves afectadas deben tratarse con clorotetraciclina u otro antibiótico de amplio espectro similar por 45 días para eliminar la infección. Las palomas y pavos deben tener mas tiempo de tratamiento para eliminar los portadores.
Los humanos afectados son tratados con tetraciclinas por un periodo de 21 días. Debido a que este antibiótico puede ligarse irreversiblemente a ciertos minerales, el contenido de calcio de la dieta debe mantenerse bajo durante el tratamiento.

ENFERMEDADES INFECCIOSAS PRODUCIDAS POR HONGOS

MEGABACTERIOSIS
A pesar del nombre, las megabacterias se incluyen en este apartado de enfermedades producidas por hongos debido a que, si bien no se tiene claro si se trata de una bacteria o de un hongo, el agente causal se trata con anfotericina B, un antifúngico. Afecta a canarios y periquitos de cualquier edad, produciendo depresión y pérdida de peso. Aparecen lesiones de dilatación de proventrículo.
Las Megabacterias son unos microorganismos presentes en las aves que han atraído en los últimos años la atención de los veterinarios especialistas. Y este aumento de popularidad se debe, entre otras razones, a que puedan ser las responsables de algunos de los casos del denominado" mal seco".
Se llaman megabacterias por poseer un tamaño superior a las bacterias convencionales. Un tamaño que las aproxima más al de los hongos, con los que comparten algunas características. Este tipo de bacterias han sido localizadas en psitácidos, paseriformes, avestruces, codomices, ibis, etc.
La presencia de megabacterias en las poblaciones salvajes de las aves es desconocida, pero parece ser baja. En un estudio realizado en Holanda sobre una población de canarios, se comprobó que el 30% de las aves examinadas tenían megabacterias.
El número de ejemplares afectados va en aumento; en una investigación realizada sobre periquitos en el Reino Unido, durante los años 1985-1986, se halló este tipo de bacterias en el 5% de los ejemplares analizados, mientras que en 1991 el 21% de los periquitos enfermos analizados lo era por esta enfermedad. No obstante, algunos científicos consideran que la megabacteria es un componente normal de la flora digestiva de los periquitos, pero que el estrés y la bajada de las defensas favorecen su multiplicación y la aparición de la enfermedad.
CONTAGIO
Infecciones realizadas en laboratorio han mostrado que, mientras que los periquitos ingleses se afectaban, los periquitos normales no lo hacían. Estos hallazgos sugieren que la susceptibilidad de las aves a desarrollar la enfermedad varia considerablemente, posiblemente en función de la debilidad genética del ejemplar

El modo de transmisión de estas bacterias entre las aves se desconoce. Experimentos realizados sobre periquitos, han mostrado que polluelos libres de la enfermedad tenían menos predisposición a tener megabacterias a una edad entre seis y nueve meses que aquellos otros polluelos cuyos padres biológicos eran portadores, pero cuyos padres adoptivos estaban libres de estas bacterias. En otro experimento realizado, se mantuvieron dos parejas de periquitos adultos positivos junto a otras dos parejas de periquitos libres de megabacterias durante 14 meses, permaneciendo libres de estos gérmenes las que ya lo estaban al iniciarse el experimento, es decir no ocurrió contagio alguno a pesar del largo periodo que permanecieron todos juntos.
SINTOMAS
La enfermedad se presenta tanto en jóvenes como en adultos.
En periquitos afectados aparece en un primer momento pérdida de peso y depresión, pasando bastante tiempo junto al comedero, pero sin ingerir realmente comida. Aproximadamente la mitad de los enfermos tienen vómitos y diarrea (desde heces ligeramente blandas hasta muy acuosas) con gran variación en el color de las mismas. La evolución de la enfermedad es muy variable: algunas aves aguantan durante meses (de doce a dieciocho meses con posibles períodos de mejoría) pero la mayoría muere unas semanas después de empezar los síntomas, generalmente delgados. Un 10% de las aves fallece sin sintomatología previa.
Esta enfermedad suele presentarse con dilatación del proventriculo (hasta tres veces su tamaño natural) y un aumento del pH del mismo, como consecuencia de la disminución en la producción de ácidos estomacales. El pH del proventrículo de un canario sano está entre 0'7 y 2'4, mientras que el de un canario con megabacterias aumenta hasta 7-7'3. Este hallazgo ha hecho pensar en la posibilidad de acidificar el agua de bebida (por ejemplo con vinagre de manzana) para luchar contra la enfermedad.
Cuando la megabacteriosis está avanzada aparece regurgitación y eliminación de semillas sin digerir en heces.
TRATAMIENTO
Estudios realizados en Estados Unidos y Sudáfrica sobre periquitos y avestruces respectivamente han mostrado que las megabacterias son sensibles a algunos antibióticos, aunque experimentos realizados en Alemania mostraron su resistencia a todos los antibióticos conocidos. En algunos casos son los antifúngicos los que parecen funcionar mejor
Puede resultar eficaz acidificar el agua de bebida, administrar alimentos de fácil digestión y complementos vitamínicos, además de probióticos específicos de aves. Todo esto contribuirá a aumentar las defensas de los ejemplares y favorecerá su lucha contra la enfermedad.
En Israel se realizó un experimento que consistía en administrar lactobacillus vía oral con el fin de que estos redujeran el pH del proventrículo y así conseguir hacer la vida más difícil a las megabacterias allí alojadas.

ASPERGILOSIS
Etiología: Aspergillus fumigatus, (Aspergillus flavus, Aspergillus niger son mucho menos frecuentes). Se trata de hongos presentes en el ambiente, especialmente en condiciones de escasa ventilación y alta humedad y sobre materia orgánica (semillas u otros vegetales, virutas de madera).

La aspergilosis se ha descrito más frecuentemente en anátidas, mainates, loro gris africano, amazonas y aves rapaces. La inmunosupresión ( antibioterapia prolongada, corticoterapia, malnutrición, enfermedad concomitante, estrés, animales jóvenes ) y los irritantes respiratorios predisponen al desarrollo de la enfermedad.

Cuadro clínico (Aguilar RF, Redig P.T, 1995)
Aspergilosis aguda y generalizada con elevada mortalidad, asociada a la inhalación de una gran cantidad de esporas.
Aspergilosis crónica: Los signos clínicos varían según la localización y la extensión de las lesiones. Inicialmente las lesiones se localizan en siringe, pulmones y en el septo que separa los sacos aéreos torácicos craneal y caudal.
Afección nasal: Granuloma localizado en cavidad nasal y/o coanas.
Afección traqueal y siríngea: Granulomas localizados en siringe, traquea o bifurcación bronquial. Clínicamente se observa distrés respiratorio y cambios de voz.
Afección pulmonar: Granulomas diseminados por el parénquima pulmonar. El cuadro clínico se caracteriza por distrés respiratorio, pérdida de peso, anorexia y depresión.
Afección de sacos aéreos: Granulomas localizados en sacos aéreos. Es la forma más crónica y los signos clínicos (dificultad respiratoria, adelgazamiento, anorexia) no suelen manifestarse hasta varios meses de contraída la enfermedad.

Debido a la diseminación hematógena de esporas o la colonización directa desde estructuras próximas o desde el exterior pueden desarrollarse granulomas en otras localizaciones (ojos, encéfalo, riñón, tracto gastrointestinal, piel, huesos pneumáticos), de ahí que se observen síntomas asociados a la disfunción de cada órgano afectado ( pérdida de visión, signos neurógicos, poliuria, paresia de extremidades...).

Diagnóstico: El diagnóstico de Aspergilosis se establece a partir de la valoración conjunta de varias técnicas de diagnóstico:
Cultivo (crecimiento en Agar Sabouraud) a partir de muestras obtenidas por lavado traqueal, hisopo o mediante biopsia. Como Aspergillus es un hongo ubicuo, el crecimiento fúngico si no existen lesiones puede carecer de valor diagnóstico.
Serología : ELISA (no disponible en España); Doble difusión en agar (Laboratorio de Diagnóstico General, SL. Verdi 78 Bajos 08012 Barcelona).
Radiología: Hiperinflación de sacos aéreos abdominales, opacidad de la pared de los sacos aéreos y masas radiopacas focales en pulmón, siringe o sacos aéreos.
Evidencia endoscópica o laparoscópica de granulomas.
Citología: Observación de hifas, conidióforos o esporas.
Hematología y bioquímica sanguínea: Anemia, leucocitosis con heterofília, monocitosis y linfopenia; reducción del cociente albúmina: globulinas.

Diagnóstico diferencial:
Enfermedad respiratoria (vías altas o bajas) de causa bacteriana, vírica o parasitaria.
Enfermedad crónica sistémica (por ejemplo, Tuberculosis).
Enfermedad sistémica aguda (clamidiasis, virosis).

Tratamiento:
La curación es muy difícil, especialmente en los casos de enfermedad crónica con lesiones extensas.
Anfotericina B:
Vía endovenosa (1,5 mg/kg, cada 8 horas durante 3-5 días) como tratamiento inicial en animales con la forma aguda generalizada o con enfermedad grave.
Vía intra-traqueal: 1 mg/ml diluido en solución salina al 0,9 %
Nebulización: 1 mg/ml diluido en solución salina al 0,9 %. Sesiones de 15 minutos cada 12 horas.
Itraconazol: 5-10 mg /kg, cada 12 horas, por vía oral, durante un mes.
Ketoconazol: 20-30 mg/kg, por vía oral, durante 2-6 semanas.
Fluconazol: 2-5 mg/kg, por vía oral, 7 días.
5-Flucitosina: 20-50 mg/kg, por vía oral, 21 días.
Eliminación quirúrgica de los granulomas.
Tratamiento de apoyo: fluidoterapia, alimentación forzada, oxigenoterapia.

Producido por Aspergillus fumigatus.
Las especies más susceptibles son Amazonas, Yacos, Minahs, rapaces y acuáticas -el pingüino es el más susceptible.
Aspergillus es un hongo ubicuo. Se encuentra en todos los sitios. En los animales sanos se puede estar en contacto sin que pase nada. Siempre se asocia a inmunosupresión.
Siempre la higiene es básica en la enfermedad. También se da antibioterapia de forma prolongada.
La corticoterapia, con una sola dosis, da inmunosupresión.
Los irritantes respiratorios facilitan la infección en la exposición a los hongos.
También por enfermedades concomitantes.
Afecta al aparato respiratorio superior e inferior.
Hay muchas formas de aspergilosis. Se puede encontrar en la cavidad nasal, en pulmón (neumonía y aerosaculitis), granuloma (aspergilosis local) y por todos sitios.
Puede estar en siringe, saco alveolar torácico caudal, abdominal, seno periorbital y pulmones.
También en piel, músculo, gastrointestinal, hígado, riñón, ojos y cerebro.
La sintomatología se da según el órgano afectado.
En el granuloma es controlado por el organismo, en el pulmón se puede quitar o dejar. En la siringe, puede ocluir completamente y asfixiar. El primer síntoma que se nota es la pérdida del voz.
Los sacos aéreos continuamente tienen aire. Es como más fácilmente hay granulomas.
El diagnóstico hace una sintomatología muy inespecífica, cambios de voz. Las cáscaras de los cacahuetes son ricas en esporas de Aspergillus.
En la hematología se presenta heterofilia, linfopenia y monocitosis. El recuento de leucocitos está por encima de 30-40.000 leucocitos / ml.
Las AST, LDH y CK están elevadas, pero no indican patología hepática propia.
Se puede hacer cultivo.
En la radiografía, los granulomas se presentan como una opacidad generalizada. Ayuda a confirmar.
Se puede hacer endoscopia y serología.
El diagnóstico se realizará por cultivo, visualización de hifas en citología e histología (tinción de Grocott), PCR y por inmuno-histoquímica.
El tratamiento se hace mediante anfotericina B, derivados imidazólicos (Itraconazol en yacos), flucitosina, fluconazol y tratamiento de soporte.

CANDIDIOSIS
Enfermedad fúngica más importante de la clínica de aves.
Producida por Candida albicans aunque también hay otros agentes.
Es un patógeno oportunista.
Se produce en neonatos y jóvenes o en mala higiene como enfermedad del buche o secundaria , lo que retrasa el vaciamiento del buche.
La Candida es un habitante normal del tracto digestivo del buche.
El periodo de incubación es desconocido.
Es frecuente en neonatos.
Muchas veces es una enfermedad muy generalizada.
A veces sólo afecta al buche.
La ingluvitis afecta sólo al buche.
La gastroenteritis catarral mucosa afecta a todo el aparato digestivo.
La lesión más característica es la producción de placas blancas en la mucosa oral y buche.
Muchas veces se asocia o tiene afectación respiratoria.
Las Candidas suelen estar agrupadas y producen desgaste del animal y desaprovechamiento de la ingesta.
En la forma crónica, la mucosa está en forma de toalla.
Se diagnostica por citología y cultivo.
El tratamiento se hace mediante antifúngicos (Nistatina) à no se absorbe vía oral. Si son resistentes, se usan derivados imidazólicos (Ketoconazol).

HISTOPLASMOSIS
Tiene importancia por ser una zoonosis. Algunos hongos prefieren crecer en el suelo enriquecido con heces de pollo. Histoplasma capsulatum es una de ellas. Los hongos también están asociados con la construcción de sitios y cuevas. Las aves no son susceptibles a la infección, pero los humanos si pueden ser afectados por histoplasmosis, gatos, perros, bovinos, caballos, y muchos mamíferos salvajes.
El periodo de incubación es de 7-14 días. La mayoría de los casos en humanos son asintomáticos. La enfermedad puede ser manifestada de tres formas: daño pulmonar (el mas común), cavidad pulmonar crónica, y diseminación. El daño pulmonar es como la influenza y puede durar varias semanas. Es caracterizada por escalofríos, dolor de pecho, tos, malestar y fiebre. La forma crónica ocurre en gente de mas de 40 años y se parece a la tuberculosis. Es caracterizada por tos productiva, mas una mas de saliva (material expulsado de los pasajes respiratorios), perdida de peso, y problemas para respirar. La forma diseminada ocurre en los mas jóvenes o en los viejos. Las lesiones incluyen crecimiento de bazo e hígado, y ulceración de la mucosa. La forma diseminada de histoplasmosis puede ser fatal sino se trata. Anfotericina B ha sido utilizada para el tratamiento.
La transmisión ocurre por inhalación de las esporas producidas por el crecimiento del moho. Esta enfermedad no es contagiosa. El reservorio es el suelo, especialmente cuando se enriquece con heces de aves o murciélagos. Humedezca el área y utilice una mascara o un respirador cuando trabaje en áreas sospechosas. Esparcir el suelo con una solución de formaldehído ayuda a matar el hongo.
Aunque esta enfermedad esta asociada con las aves, no es una enfermedad zoonotica, porque le reservorio es el suelo y no las aves.
CRIPTOCOCOSIS
Otro hongo que prefiere crecer en los suelos enriquecidos con heces de pollo es Cryptococcus neoformans. El periodo de incubación es de semanas. Las infecciones se presentan en muchos mamíferos, pero ocurre mas frecuentemente en humanos, caballos, perros, y gatos. La infección es rara en aves y está asocidada a inmunosupresión, antibioterapia prolongada, etc.. Las lesiones corresponden a lesiones granulomatosas y gelatinosas en tráquea, pulmones, sacos aéreos y meninges.
La transmisión de criptococosis a las personas es usualmente por inhalación de levaduras, aunque puede ocurrir ocasionalmente por ingestión. Los humanos pueden recoger esta enfermedad de los nidos de las palomas. En humanos, se manifiesta como meningitis o meningoencefalitis, y es usualmente precedida por una infección pulmonar con tos, estornudo con sangre, fiebre y malestar. El curso de esta enfermedad es usualmente crónico. Se presenta fiebre, tos, dolor de pecho, y hemoptisis, seguido por dolor de cabeza, cuello rígido y molestias visuales.
Como en la histoplasmosis, esta enfermedad esta asociada a la aves, pero no es una enfermedad zoonotica porque el reservorio es el suelo y no las aves.
DERMATOMICOSIS
Son muy raras, pero posibles.

MICOTOXICOSIS
Principalmente son las producidas por la ingestión de Aflatoxina B1, Trichotecenes-2 y Ocratoxina-A, por la ingestión de alimentos contaminados o mal conservados, o bien por la inhalación de estas toxinas.

ENFERMEDADES INFECCIOSAS PRODUCIDAS POR BACTERIAS

ENTEROBACTERIAS.
Las enterobacterias están presentes en menor cantidad en la flora bacteriana normal intestinal en granívoras y psitácidas que en otras aves.
Dentro de este grupo están: E. Coli, Salmonella, Citrobacter, Klebsiella y Yersinia.

SALMONELOSIS.
Puede presentarse una forma aguda con diarrea, anorexia, letargia. A veces muere son síntomas. Puede presentarse también una forma crónica o salmonelosis granulomatosa. A veces hay ausencia de lesiones, debido a la septicemia. Se puede observar enteritis hemorrágica, peritonitis, artritis y salpingitis, además de necrosis multifocales en el hígado.
El diagnóstico es por cultivo.
Existen aproximadamente 200 serotipos de la especie Salmonella, considerándose todos patógenos. La mayoría de los animales son susceptibles la infección por salmonela.

En humanos, esta enfermedad bacteriana ocurre mas frecuentemente en individuos estresados. Muchas infecciones son subclínicas. Los síntomas mas comunes en todas las especies son diarrea, vomito, fiebre leve. La infección puede originar deshidratación, debilidad, y algunas veces la muerte especialmente en los muy jóvenes o en los muy viejos. En casos muy severos puede haber fiebre alta, septicemia, dolor de cabeza, y enlargamiento del bazo. Las infecciones pueden incluir cualquier órgano incluyendo el corazón, riñones, articulaciones, meninges y el periostio.
El periodo de incubación es de 6-72 horas, aunque de 12-36 es lo más común. La salmonela es transmitida por la ingestión o comida contaminada por materia fecal (ruta fecal-oral). La excreción de la bacteria comúnmente varia entre unos días y semanas. En algunos casos, (S. typhi, fiebre tifoidea) las personas infectadas pueden ser portadores de la bacteria de por vida, S. enteriditis en la materia fecal de las aves puede penetrar los cascarones del huevo, y puede estar presente en huevos sin cocinar.
En la mayoría de casos, el tratamiento de la salmonelosis simplemente se trata con fluidos y electrolitos. Antibióticos como el cloranfenicol, nitrofuranos, o ampicilinas son solamente cuando la bacteria ha sido localizada en áreas de la superficie corporal del tracto intestinal.
COLIBACILOSIS
La colibacilosis es causada por una infección de Escherichia coli. E. coli es una bacteria que normalmente habita el tracto intestinal de todos los animales. Existen un numero de diferentes estirpes, muchas especies especificas. No todas las estirpes son patógenas. En aves las infecciones por E. coli pueden causar septicemia, enfermedad crónica respiratoria, sinovitis, pericarditis y salpingitis u orquitis.
Las lesiones suelen ser coligranulomas en hígado e intestino y enteritis con enterotoxemia.
Los humanos con colibacilosis usualmente manifiestan diarrea que puede complicarse con otros síndromes dependiendo del serotipo de C. coli. Estas complicaciones pueden incluir fiebre, disentería, shock, y púrpura (pequeñas hemorragias múltiples en la piel y en las membranas de las mucosas). El periodo de incubación es de 12 horas a 5 días, aunque lo más común es de 12-72 horas. La transmisión es vía fecal-oral. En la mayoría de los casos, en el tratamiento sintomático se requiere de fluidos y antidiarreicos. En infecciones más severas, los antibióticos tales como la tetraciclina y cloranfenicol pueden ser necesarios.
CITROBACTER
Suele cursar de forma septicémica con muerte aguda.
KLEBSIELLA
También suele cursar de forma aguda, aunque en la necropsia pueden aparecer nefritis, neumonía y hepatitis.
YERSINIOSIS
Se produce por la Yersinia pseudotuberculosis, en la cual los tucanes y fringílidos son muy susceptibles, con septicemia por muerte aguda con enteritis y hepatomegalia o con su forma crónica con emaciación progresiva y granulomas en órganos. Se ha descrito también por Yersinia enterocolitica por contagios humanos.
ARIZOONOSIS
Las infecciones por Arizona son causadas por la bacteria Salmonella arizona. S. arizona se encuentra alrededor del mundo. Se presenta mas frecuentemente en los reptiles y las aves, pero todos los animales son probablemente susceptibles. Los mas jóvenes tienen mayor riesgo.
En muchas especies de aves la infección por S. arizona resulta en una baja producción de huevo e incubabilidad. Los pollos muestran debilidad, anorexia y escalofríos. Las epidemias en pavos, pollos y canarios llegan hasta 60% de mortalidad. En humanos, la diarrea es mas común. Muchas infecciones son subclínicas.
El periodo de incubación es de 6-72 horas, aunque 12-36 es lo mas común. La transmisión es por vía fecal-oral. Puede existir alguna transmisión por medio de los huevos. Las aves infectadas pueden ser portadoras por mucho tiempo, numerosos antibióticos pueden reducir la mortalidad, pero no eliminan la bacteria de los intestinos. S. arizona es menos dura que la salmonela pero puede sobrevivir por meses en el suelo, alimento o agua.
PASTERELOSIS
La Pasteurella multocida produce el cólera aviar, que puede cursar de forma aguda con disnea, diarrea y muerte o de forma crónica con un cuadro respiratorio leve, sinusitis, rinitis y artritis. La P. pneumotropica y la P. gallinarum producen cuadro respiratorio.
HAEMOPHILUS
Producen sinusitis y conjuntivitis.
STAPHILOCOCOSIS
Los Staphilococcus son cocos gram positivos normales en piel y mucosas. Pueden producir septicemia, artritis, sinovitis, osteomielitis, dermatitis, pododermatitis (clavos de las rapaces), mortalidad embrionaria, onfalitis.
ENFERMEDAD DE TYZZER
Es una infección sistémica bacteriana descrita en 1917 por Tyzzer, el cual llamó al agente causal Bacillus piliformis. Las lesiones histológicas son más comunes en hígado e intestino. Normalmente afecta a animales jóvenes y se presenta como una enfermedad aguda, rápidamente fatal. Se ha descrito en un amplio rango de mamíferos salvajes y domésticos y parece ser rara en aves.

SEUDOMONIASIS
Producida por Pseudomona aeruginosa, bacilo gram negativo.
Ha sido descrita gallinas, pavos, faisanes y pájaros de todas las edades.
En el canario produce intensa fiebre, diarrea, edema en la cabeza y barbilla y queratitis. Pueden aparecer opistótonos. Suele producirse cuando hay factores predisponentes tales como hipovitaminosis A, antibioterapia crónica y elevada carga en el agua de bebida.
En la necropsia se evidencia hepato-esplenomegalia, estando estos órganos friables. Además se observa abundante exudado seroso-hemorrágico en el intestino delgado y grueso. En citología, por tinción de gram, se evidencian bacilos gram-negativos polimórficos.
El tratamiento es efectivo con gentamicina parenteral o colistina y tetraciclinas orales, añadiendo Lacthophilus.

LISTERIOSIS
La Listeria monocitogenes es un bacilo gram positivo que produce como signos más típicos septicemia y signos nerviosos

ERISIPELOSIS
La Erysipelothrix rhusiopathiae es un bacilo gram positivo que produce septicemias y muerte súbita.

CAMPYLOBACTERIOSIS.
El Campylobacter jejuni es un organismo espiral gram negativo flagelado, que cursa con cuadro inespecífico con diarrea y depresión. Normalmente está asociada a otros procesos.

STREPTOCOCOSIS.
Los streptococos son cocos gram positivos. Entre ellos se encuentra el S. Faecalis, S. Faecium y S.avium, que se encuentran en la flora intestinal normal. Es patógeno secundario.

CLOSTRIDIOSIS.
Los clostridium son bacilos anaerobios que forman esporas. En las aves producen enteritis necrótica, dermatitis gangrenosa y BOTULISMO, por ingestión de toxinas, siendo ésta última frecuente en aves acuáticas.

Por Juan M. Griñán. Veterinario JG especialista en medicina aviar

El texto aquí expresado corresponde a una revisión bibliográfica, a comunicaciones personales de mi actividad clínica y a parte de mi ponencia en el II Congreso JG de julio del 2004 celebrado en el Hospital Veterinario JG de Mutxamel (Alicante-Spain)

Para cualquier comentario o sugerencia no dude en enviarme un e-mail

Copyright 2013, Hospital Veterinario JG Mutxamel - Alicante - España