aquí Centro Veterinario JG Mutxamel (Alicante) Espaa

www.vetjg.com
Ce nt ro   Ve te ri na ri o   JG
cuidando a su mejor amigo desde 1989
Avenida de Alicante, 18 (Edificio JG)
03110-Mutxamel (Alicante)
Tfno: 96 5951897 (24 horas)
contactar

¿que hora es?

medicina preventiva
urgencias 24 horas
servicio a domicilio
hospitalización
gestión de núcleos zoológicos
cuidados intensivos
rehabilitación
radiología digital
laboratorio
endoscopia
ecografía
ecocardiografía
e.c.g.
resonancia magnética
cirugía
dermatología
neurología
endocrinología
cardiología
etología
oftalmología
hematología
oncología
odontología
traumatología
otorrino
obstetricia
urología
aves
reptiles
pequeños mamíferos
primates
otras mascotas

MEDICINA DEL HURÓN. PARTE I (Biología y clínica)

Por Domingo García. Veterinario JG especialista en pequeños mamíferos.

1.-CLASIFICACIÓN ZOOLÓGICA
Reino: Animal
Subreino: Metazoos
Tipo: Cordados
Subtipo: Vertebrados
Clase: Mamíferos
Subclase: Placentarios
Orden: Carnívora
Familia: Mustélidos
Género: Mustela
Especie: putorius furo

La palabra ferret en inglés o hurón en español, se deriva del italiano furone que quiere decir "ladrón" y del latín furritus que significa "pequeña piel ladrona". En sí, en la lengua inglesa ferret es un verbo, que de acuerdo con el diccionario se traduce como rastrear, indagar, averiguar y cazar.
El hurón pertenece a la familia Mustelidae que significa "aquellos que transportan roedores", la cual incluye a la nutria, al grisón, a la marta, a las mofetas, al hurón de patas negras y a otros más. Su familia es decir, la de los mustélidos pertenece a los "carnívoros". Por sus características se puede decir que ocupan un lugar intermedio entre los cánidos y los félidos, estando más cercanos los primeros.
A través de la cría de turones en cautividad se consiguió un animal "doméstico" al que actualmente conocemos como Hurón.
El hurón doméstico es genéticamente similar al Mustela putorius europeo, pero en 1758, las líneas de clasificación taxonómica lo nombraron como Mustela furo. Científicamente el hurón doméstico es un Mustela putorius furo.
Furo es latín y se debe a su pequeña estructura alargada. Putorius se deriva del latín putor, por ser hedor.

BREVE INTRODUCCIÓN HISTÓRICA

Los primeros datos que se tienen sobre los hurones indican que comenzaron a ser domesticados por los egipcios alrededor de los años 1500 a 1400 antes de la era cristiana, para ser utilizados como mascotas y para la caza de ratones. También se tiene conocimiento de que fueron usados por los griegos en los años 450 a.c. y por los romanos con fines cinegéticos.
Posteriormente, se dedicaron a eliminar plagas en Alemania, Inglaterra y España.
Durante el Renacimiento, las familias de pocos recursos utilizaron a los hurones para la caza del conejo, puesto que eran capaces de introducirse en las galerías de estos y capturarlos, sacándolos después al exterior donde el cazador acababa con ellos y de esta manera, sus familias contaban con un medio para conseguir más alimento. Este tipo de caza aún se practica en ciertos lugares.
En realidad, estos animalitos adquirieron popularidad cuando en el último tercio del Siglo XIX, la Reina Victoria de la Gran Bretaña adoptó como mascota a un hurón albino.



2.-BIOLOGÍA

DESCRIPCIÓN DE LA ESPECIE Y ANATOMÍA

El hurón vive entre 6 y 10 años, aunque es más frecuente que vivan 6 años a 10. Algún ejemplar a llegado a la edad de 15 años.
Posee un cuerpo largo y delgado, cabeza casi triangular: plana de arriba y ligeramente puntiaguda; las orejas son pequeñas y redondas; las patas cortas y cuenta con cinco dedos en cada una de ellas, que a su vez, tienen garras no retráctiles; sus dientes resultan especialmente aptos para matar y cortar a su presa. Una cola de alrededor de 14 cm. Levantan el lomo de una forma característica al andar formando una especie de joroba. Los hurones tienen cuarenta dientes. Fórmula dental 2(I 3/3, C1/1, P3/3, M1/2). Los dientes permanentes aparecen alrededor de la séptima semana de vida. En la parte superior cuentan con tres pares de incisivos, al igual que en su porción inferior, cuatro caninos en la parte superior y otros cuatro en la porción inferior, cuatro pares de premolares en la parte superior y tres en la porción inferior, y por último, dos molares en la parte superior y cuatro en la inferior. Los dientes deciduos se encuentran a los 14-28 días de edad. Los dientes permanentes se encuentran a los 50-74 días de edad. Tiene 5 pares de glándulas salivares: Parótida, zigomática, molar, sublingual y mandibular.
Los machos presentan un cráneo hasta un 25% más alargado y aplanado que el de la hembra y el peso de su cuerpo aumenta hasta en un 100%. Un macho adulto pesa en promedio entre 1.0 a 2.7 kilogramos y mide unos 45 centímetros; mientras que una hembra de la misma edad está entre los 0.5 a 1.3 kilogramos y mide alrededor de 35 centímetros. La razón de esta diferencia de tamaño y de peso por sexo, permite que los machos y hembras se alimenten de presas distintas y se evite entre ellos la competencia, sobre todo en época cuando la comida es escasa. Un individuo siempre pretenderá hacerse de una presa lo más grande posible, con el fin de conseguir el máximo provecho por su esfuerzo.
Su pelaje es algo complejo. Cada folículo piloso contiene pelo largo como corto. Este detalle se puede observar en algunas variedades de hurones y parecen como si en el fondo tuvieran otro color. No es conveniente mantenerlos con elevadas temperaturas, nunca más de 35ºC, pues sus glándulas sudoríparas están muy poco desarrolladas y sufren mucho debido a su abundante pelaje. En ocasiones aparecen unas costras amarillentas que son acúmulos de secreción de las glándulas sebáceas de la piel que se eliminan con un baño. El color original de los hurones es pardo negruzco en el dorso, que se aclara hacia un tono blanco grisáceo en los costados por la borra que hay bajo el pelaje cobertor, que es de este color.
La parte ventral es casi completamente negra, y presentan una característica máscara oscura en la cara. Al igual que en el caso de otras especies de animales criados por el hombre, existen múltiples variedades de color en el caso de los hurones, algunas de las cuales son siamés, albinos, blancos, chocolate, plata, sable, azul... presentando a su vez subvariedades. Están asociadas a sordera las llamadas panda: mancha blanca en toda la cabeza y cuello hasta los hombros y aquella que presenta una mancha blanca que nace en la base de la nariz, pasa entre las orejas, sigue hasta los hombros y se une al frente formando una mancha blanca en el pecho. Esto es debido a que el gen responsable de las manchas blancas en la cabeza o gen Waardenburg, puede transmitir un defecto genético, la sordera cuando se cruzan hurones que poseen dicho gen. El color del pelo varía con la estación por lo la identificación se realizará mediante un microchip permanente, necesario para poder moverse por algunos países.
Su visión no es muy buena, pero esta limitación la compensa con su excelente oído. Por otro lado, el hurón no puede alcanzar fácilmente objetos altos, debido a su pequeño tamaño y a su impotencia para trepar por estructuras lisas, pero eso sí, todo lo que encuentra a su alcance es perfectamente revisado, ya que gracias a que es tan delgado, flexible y de patas cortas y musculosas, se le facilita el husmear lugares poco accesibles a las personas.
Únicamente emite tres sonidos: uno de ellos es en ocasiones imperceptible, tanto así que algunas personas pasan años con su mascota y jamás lo llegan a escuchar; este ruido es utilizado cuando el hurón está investigando o está alegre. El segundo es un ruido muy agudo y fuerte, el cual lo produce en los momentos en que se siente agredido; generalmente se presenta durante los primeros meses de vida del cachorro, debido a su falta de conocimiento del mundo exterior y el último es cuando esta molesto.
Temperatura corporal: 38-40 ºC. Su principal forma de perder calor es a través de jadeo, ya que no presentan glándulas sudoríparas bien desarrolladas. Debido a esto, no toleran bien el calor y pueden sufrir choques térmicos.
Poseen una larga columna vertebral formada por siete vértebras cervicales, catorce torácicas, cinco lumbares, tres sacras y de catorce a dieciocho caudales. Presentan catorce pares de costillas muy flexibles, si bien es normal que en unos de los lados sólo aparezcan 13 costillas.
Por otro lado, el aparato circulatorio de los hurones tiene la peculiaridad de que únicamente presentan una arteria central en el cuello, (arteria braquiocefálica) que se bifurca a la entrada torácica en 2 arterias carótidas. Algunos zoólogos tratan de explicar este fenómeno basándose en el principio de que los hurones giran su cuello 180º y con una sola arteria medial no hay corte en la irrigación hacia la cabeza, si tuviese dos arterias laterales, estas se podrían obstruir al girar el cuello. Auscultación cardiaca, entre la 6-8 costilla con 120-250ppm (reposo/estrés) y 32-36 rpm. El pulmón izquierdo se divide en 2 lóbulos: craneal y caudal. El pulmón derecho se divide en 4 lóbulos: craneal, medial, caudal y accesorio.
Dentro del sistema gastrointestinal, cabe señalar que su estómago es de gran capacidad y que sí es posible el vómito en esta especie, además los hurones carecen de ciego y por tanto de válvula cecocólica. El intestino grueso formado por ileón y colon indistinguibles, suele medir 10 cm. Estas características hacen que su tránsito digestivo sea muy rápido (3h, por eso su necesidad de comer casi continuamente), que su capacidad para digerir fibras sea casi nula y que proporcionalmente digiera y asimilen menos nutrientes que otros monogástricos por igual volumen ingerido. El bazo de los hurones generalmente es más grande en proporción a lo que se podría ver en otras especies. Algunas veces esto puede ser un problema, ya que algunos veterinarios que no están familiarizados con los hurones podrían dar un diagnóstico erróneo de esplenomegalia. Para evitar la formación de tricobezoares se les puede suministrar malta como a los gatos para disolverlos.
El riñón derecho está localizado más craneal que el izquierdo. La vejiga es pequeña pues su capacidad es sólo de diez ml de orina. Los machos presentan próstata en la base de la vejiga de la orina, hueso peneano y abertura prepucial al abdomen ventral, caudal a la cicatriz umbilical. El glande de morfología helicoidal presenta un orificio uretral de difícil sondaje. Las hembras la vulva en la zona perianal, ventral al ano.
Las glándulas perianales son otro detalle importante en su anatomía. Consisten en dos grupos de glándulas cutáneas modificadas, donde cada una desemboca en un saco que se abre al recto mediante un esfínter. La descarga de los sacos es de tipo voluntario. Estas glándulas producen almizcle (sobre todo en la época de celo), el cual es un fluido espeso, aceitoso, de color amarillento y de intenso olor muy propio de los mustélidos. Pequeñas cantidades de almizcle son secretadas con las heces y depositadas donde todos los individuos pueden encontrarlas, con la finalidad de marcar su territorio. Una función secundaria es para su defensa. Cuando están muy excitados, también liberan almizcle y se cree que sea mediante una acción refleja. Además, también tiene repartidas glándulas sebáceas por todo el pelaje que también liberan almizcle para cuidarse el pelo, por lo que aunque le extirpemos quirúrgicamente las glándulas perianales siempre tendrán un ligero olor característico, pues el olor corporal es muy fuerte y es andrógeno dependiente. Las hembras también hacen olor, pero es menor. La castración disminuye algo el olor.

CONDICIONES DE MANTENIMIENTO

Los hurones son animales que no pueden o, cuando menos, no deberían pasar la mayor parte de su tiempo encerrados en un espacio reducido. No obstante, mantener un hurón suelto por la casa requiere una supervisión constante. Por tanto, cuando menos deberemos de disponer de una jaula, en la que depositar al animal durante la noche o cuando no podamos vigilarlo. El dormitorio ideal para un hurón ha de ser de 100 cm de largo por 60 cm de anchura y otros 60 de altura (60x35x24 mínimo). Los acuarios no son válidos para alojar hurones puesto que su ventilación es insuficiente. Así mismo no es válido el empleo de madera en la construcción del alojamiento de nuestro. La orina se introduce en los poros de la madera y luego es imposible quitar el olor.
Lo mejor es una jaula de malla metálica sobre un armazón metálico. Dentro de la jaula deberemos colocar una serie de elementos necesarios para la rutina diaria del hurón. Un comedero: que ha de ser difícil de volcar y que permita al hurón acceder a la comida. Los de base ancha como los de perros y gatos son válidos teniendo en cuenta la diferencia de tamaño. Un bebedero: Los de tipo tazón podrían ser válidos siempre y cuando el animal no pudiese volcarlo, pero desgraciadamente, el hurón tiene tendencia a meterse en el agua, ensuciarla... por eso a la larga son mejores los bebederos cerrados de tipo botella. Para dormir: a elección del dueño, una caja con un buen material para el nido es una camiseta o toalla vieja, siempre y cuando al animal no le resulte demasiado fácil roerla y romperla (peligro de obstrucción intestinal), aunque la mayoría de los hurones se adaptan muy bien a una especie de hamaca colgada a media altura de la jaula, que les permite bajar y subir continuamente, lo que les permite además hacer ejercicio. Una letrina: vale una caja como la que se emplea para los gatos, con arena como la utilizada para ellos, aunque deberemos de tener paciencia con ellos pues es perfectamente viable que cojan cualquier esquina para hacer sus necesidades y no la caja que hemos colocado para tal fin. Hay que cambiar la arena cada pocos días para evitar que el olor sea demasiado fuerte. Pese a lo que podamos ver, el serrín no es un substrato válido para los hurones. Esta demostrado que provocan problemas respiratorios y alérgicos, en especial el serrín de coníferas. La arena para gatos acaba con el tiempo provocando heridas en las patas de los hurones por el rozamiento. Tal vez la mejor opción sea el uso de viruta no proveniente de coníferas libre en lo posible de polvo de serrín y cambiada con regularidad.
Ha de disponer de varias horas al día para disfrutar de libertad y ejercitarse adecuadamente. La comida sólo se le suministrará dentro de su jaula, ya que tienen la costumbre de esconder pequeñas porciones de comida para épocas “malas” y podría ser que las consumiera después en mal estado o se pudriesen en un escondrijo. Si solo lo vamos a soltar por la casa ocasionalmente, habrá que buscar una alojamiento mayor, a ser posible con varios pisos para que él juegue y trepe. Cuando vayamos a mantener suelto al hurón por la casa hay que asegurarse de que no pueda hacerse daño ni deteriorar gravemente el mobiliario. Cuidado con las grietas, agujeros y rejillas de ventilación, puesto que un hurón puede pasar por agujeros muy pequeños. Así mismo hay que tener cuidado con elementos que pueda morder e ingerir. Les gustan especialmente las cosas elásticas y/o blandas. A algunos hurones les da por comer jabón, no dejemos productos de limpieza o similares a su alcance. Los baños no son un buen lugar para dejar sueltos a los hurones. Cuidado, puesto que pueden abrir puertas y cajones no cerrados con llave. Por último, pese a que no es frecuente, algunos hurones pueden morder los cables eléctricos, evitemos el peligro de electrocución.
No es recomendable bañarles con excesiva frecuencia, pues se estimula la secreción de sus glándulas sebáceas (que producen almizcle para cuidar el pelo) y por tanto su olor. No debería necesitarse bañarlos más de una vez al mes, incluso menos frecuentemente si tienen problemas dérmicos por excesiva sequedad de la piel. Para bañarlos hay champús específicos, si no se encuentran pueden emplearse champús para gatos. Hay que recortarles las uñas si estas crecen en exceso. Los oídos han de revisarse y ser limpiados si están muy sucios. Generalmente no es necesario limpiarlos más de una vez cada mes o mes y medio. Para la limpieza de los oídos pueden usarse productos específicos para gatos o un algodón con aceite para niños.

ALIMENTACIÓN

El pilar fundamental de la dieta debe estar compuesto por un pienso compuesto de buena calidad. Son carnívoros estrictos y requieren de alto % de proteína 30-40(35)% y grasa 18-30(23)% animal. Las necesidades de proteína son especialmente altas en el caso de los hurones con respecto a otros animales. Debe ser proteína de alta calidad pues sólo pasa en el intestino del hurón unas 3-4 horas. La proteína vegetal no cubre necesidades e incluso favorece desarrollo de cálculos urinarios. La cantidad de fibra debe ser muy baja pues su sistema digestivo no está acondicionado a digerirla bien. No necesita porcentajes altos de carbohidratos porque no posee suficiente flora intestinal que los metabolice, por lo que obtienen la glucosa mediante la gluconeogénesis hepática a partir de aminoácidos. Contrariamente a lo que se pudiese pensar, a los hurones no les chifla el pescado, es más, a la mayoría les gusta poco y a algunos, nada. Hay que evitar darles alimentos a partir de pescado puesto que contribuyen a que huelan más. No se debe dar productos lácteos, chocolate o cafeína, éstos le causan diarreas.
Al igual que en el caso de los gatos necesitan ingerir una serie de moléculas que les resultan necesarias para mantenerse sanos (taurina por ejemplo). Hay que tener mucho cuidado con los complementos vitamínicos pues estos animales son muy sensibles a los excesos de vitamina A.
Ya existen piensos en el mercado realizados para la alimentación de los hurones que cumplen todas estos requisitos. Si no encontrásemos estos productos podríamos sustituirlos por pienso de alta calidad de gatos, nunca de perro pues no cumple los mínimos exigidos. Hasta los tres o cuatro años se les puede dar pienso para gatitos, pero a partir de esta edad el exceso de proteína puede ser perjudicial para el hígado del animal.
Esta dieta puede complementarse con múltiples "golosinas" como mantequilla, huevos de codorniz cocidos, pasas (no abusar de ellas (2-3 al día) pues contienen mucha fibra), manzana, pera, melón o papilla de pollo para bebes siempre en escasa cantidad, nunca comida rica en azúcar, sal o especias...si bien hay que aclarar que estas golosinas no pueden constituir la base de la alimentación del hurón. La carne cruda les resulta muy apetecible si bien es cierto que puede ser fuente de parasitosis indeseables, Salmonella, Campylobacter y Lysteria. No ofrecer premios con demasiada frecuencia pues si no se puede producir un desequilibrio nutricional, sólo cuando se quiera enseñarles algo como a subir al hombro del dueño, acudir a una llamada...
Debido al rápido tránsito intestinal (3h) los hurones deben tener comida siempre disponible, ellos se regulan y no suelen tener problemas de obesidad (suelen engordar de forma natural para el invierno, reminiscencia de su pasada vida en la naturaleza) y agua ad libitum.
El componente principal de la dieta ha de ser en cualquier caso pienso seco. El alimento húmedo, debido a su mayor contenido en agua, con frecuencia tiene niveles de proteína insuficientes, además no previene el sarro de sus dientes como hace el pienso seco.

COMPORTAMIENTO NORMAL EN EL HURÓN (Y RELACIÓN CON OTRAS MASCOTAS)

Según sus propietarios son animales inteligentes cariñosos e inquisitivos. Cuando tienen confianza con sus dueños son juguetones y como ya hemos dicho cariñosos, además los hurones no se vuelven menos juguetones a medida que envejecen como ocurre con otras especies, buscando siempre “alguien” con quién jugar.
Las peleas simultáneas y las persecuciones son la forma más habitual de diversión... llevando a cabo lo que se denomina “danza de la guerra”: se arquean, caminan hacia atrás y abren la boca, incitando así al juego. Son extraordinariamente curiosos e hiperactivos.
Pero también tiene sus inconvenientes; tienden a morder objetos blandos o elásticos. Les gusta esconder cosas, a veces muerden, y pueden causar heridas importantes con relación a su talla. Son animales nerviosos, por lo que mezclar niños y hurones generalmente tiene como consecuencia un niño mordido y un hurón desquiciado.
Los hurones además desprenden un fuerte olor, que se vuelve francamente desagradable cuando son asustados. El olor normal se debe a múltiples glándulas distribuidas por su pelaje que entre otras funciones ayudan a conservar su pelaje en buenas condiciones. El principal problema de estos animales en libertad es que pueden llegar a cruzarse con los turones, el resultado es que el turón tendería a desaparecer por hibridación.
Suelen llegar a llevarse bien con perros y gatos, si bien hay que estar presente siempre que los juntemos para evitar posibles sorpresas, sobre todo con gatos pues son de carácter más independiente e inesperado. Con roedores y pájaros hay que llevar mucho cuidado pues se despierta su carácter cazador, además éstos tienen impreso en su carácter la palabra presa y huirán del hurón con toda probabilidad. Se puede mantener a una pareja de hurones juntos sin ningún problema sobre todo si se les ha criado juntos. Cuando lo que queremos es introducir un hurón nuevo cuando tenemos ya otro hay que hacerlo poco a poco y tener en cuenta el tamaño del hurón que más tiempo esté en casa pues en principio es el que manda y podría dañar al nuevo, además hay que tener en cuenta los ataques de celos del hurón antiguo si le hacemos menos caso que al nuevo.

MANEJO, SUJECIÓN Y ADMINISTRACIÓN DE FÁRMACOS

Para sujetarlos se puede agarrar por el cuello colocando el pulgar bajo el mentón. Para la exploración del abdomen podemos sujetar al hurón por el pescuezo y así bazo, hígado, riñones, estómago y vejiga de la orina son accesibles. Para inyectar pequeñas cantidades por vía subcutánea, se sostiene al animal por el cuello y se practica la punción en la zona de la espalda. Para administrar una inyección intramuscular, el propietario o un ayudante tiene que controlar al animal con una mano por detrás de la cabeza, colocar la otra en la zona lumbar y sujetarlo a la mesa. Los líquidos pueden administrarse oralmente con una jeringuilla mientras se sostiene por el cuello, se puede diluir en una sustancia dulce lo que facilitará enormemente el proceso.
El corte de una uña produce las gotas de sangre necesarias para un capilar. Precisa la colaboración de un ayudante experimentado para sujetar el hurón si hace falta un volumen de sangre mayor o tenemos que suministrar algún fármaco. La sangre en el hurón se puede extraer de la vena cefálica, vena yugular, vena safena lateral y arteria ventral de la cola. Utilice una aguja de 25-27 para las venas de pequeño diámetro y una aguja de 22 para la vena yugular y la arteria ventral de la cola. Los clínicos con poca práctica pueden encontrar más fácil realizar una flebotomía en un hurón anestesiado o sedado. En la mayoría de los hurones puede realizarse una flebotomía cuando están completamente despiertos con la ayuda de un colaborador entrenado una vez se ha adquirido más experiencia.
Obtener sangre de la vena cefálica inmovilizando al hurón como se hace con un perro, colocando una mano alrededor del cuello y con la otra haciendo presión sobre la vena con el pulgar mientras que con el brazo se inmoviliza el cuerpo del paciente. Una vez compruebe que hay sangre en el cabezal de la aguja, retire la presión sobre la vena para permitir que fluya la sangre de esta corta vena. En este punto pueden extraerse entre 0,5-1ml de sangre. Para acceder a la vena yugular, un ayudante debe coger el cuello del hurón mientras que con una toalla rodea fuertemente el cuerpo inmovilizando las extremidades anteriores contra su cuerpo. El ayudante debe levantarle el cuello y estirarlo sobre el dorso. Aplique presión en la parte lateral de la entrada torácica y visualice o palpe la vena yugular que va desde la entrada torácica hasta la base de la oreja. Afeite el pelo si es necesario para visualizarla mejor. La vena yugular también puede ser localizada sujetando al hurón de forma similar a como se realiza en un gato con sus extremidades anteriores cerca del borde de una mesa y el cuello en hiperextensión.
Para acceder a la arteria ventral de la cola, inmovilice al hurón de la misma forma como se describe en la técnica de la extracción en la vena yugular. Su colaborador sujeta al hurón y estira las extremidades posteriores cranealmente. Inserte una guja de calibre 22 en la línea media de la parte ventral de la cola y mueva la guja dorsalmente provocando una suave succión hasta que la sangre entre en la jeringa. De este punto puede extraer hasta 3ml. La vena safena lateral es una vena corta de la que se puede extraerse unos 0,5ml. Acceda a la vena sujetando al hurón sobre su costado y aplique una firme presión sobre la parte superior del muslo.
Puede extraerse un máximo del 1% del peso corporal como volumen sanguíneo en un hurón sano. Así un hurón de 1 kilogramo de peso podrá donar 10ml de sangre sin problemas.
Los hurones no tienen grupos sanguíneos perceptibles, por lo que no es necesario el tipaje sanguíneo y pueden utilizarse múltiples donantes para una transfusión sanguínea.
Para la cateterización intraósea las venas más indicadas son la cefálica, safena lateral y yugular. La zona más frecuente para la cateterización intraósea es el fémur. Al nivel de la fosa trocantérica y utilice una aguja de calibre 20 espinal o una hipodérmica regular.
Queda desaconsejada la punción cardiaca por entrañar un mayor riesgo.


3.-CONSTANTES FISIOLÓGICAS Y HEMATOLOGÍA.

PARAMETROS HEMATOLOGICOS Y BIOQUIMICOS

VALOR

Hematocrito (%) 43,4-48,4
Hemoglobina (g/dl) 14,3-15,9
Eritrocitos (Mill./dl) 6,5-8,7
Plaquetas (Mil/dl) 650
Leucocitos (Mil/dl) 5,9-11,3
Neutrófilos banda (%) 0,9-1,7
Neutrófilos (%) 31,1-40,1
Linfocitos (%) 49,7-58,0
Monocitos (%) 4,5-6,6
Eosinófilos (%) 2,3-3,6
Basófilos (%) 0,7-0,8
RBC(x106/mm³) 7-11
Plaquetas (x103) 350-600
WBC(x103/mm3) 2.8-8
PMN(%) 42-65
Glucosa (mg/dl) 62-134
BUN (mg/dl) 12-43
Creatinina (mg/dl) 0.16-0.84
Bilirrubina total (mg/dl) 0.1-0.5
CO2 14-30
LDH 101-498
Proteínas totales (gr./dl) 5,3~7,2
Colesterol (mg/dl) 76-272
Albúmina (g/dl) 2.5-4.1
Globulina (g/dl) 1.8-2.9
Fosfatasa alcalina (UI/l) 30-120
GPT (UI/l) 82-289
GOT (UI/l) 23-99
GGT (UI/l) 1-13
Triglicéridos 31-101
Ácido úrico 1.4-3.3
Sodio (mmol/1) 146-160
Potasio (mmol/1) 4,3-5,3
Cloro (mmol/1) 102-121
Fósforo inorg.(mg/dl) 3.7-7.4
Calcio (mg/dl) 8,6-10,5

MEDICINA DEL HURON. PARTE II (patología y cirugía)

Por Domingo García. Veterinario JG especialista en pequeños mamíferos.

El texto aquí expresado corresponde a una revisión bibliográfica y a parte de mi ponencia en el II Congreso JG de julio del 2004 celebrado en el Hospital Veterinario JG de Mutxamel (Alicante-Spain)

Para cualquier comentario o sugerencia no dude en enviarme un e-mail

Copyright 2013, Hospital Veterinario JG Mutxamel - Alicante - España