aquí Centro Veterinario JG Mutxamel (Alicante) Espaa

www.vetjg.com
Ce nt ro   Ve te ri na ri o   JG
cuidando a su mejor amigo desde 1989
Avenida de Alicante, 18 (Edificio JG)
03110-Mutxamel (Alicante)
Tfno: 96 5951897 (24 horas)
contactar

¿que hora es?

medicina preventiva
urgencias 24 horas
servicio a domicilio
hospitalización
gestión de núcleos zoológicos
cuidados intensivos
rehabilitación
radiología digital
laboratorio
endoscopia
ecografía
ecocardiografía
e.c.g.
resonancia magnética
cirugía
dermatología
neurología
endocrinología
cardiología
etología
oftalmología
hematología
oncología
odontología
traumatología
otorrino
obstetricia
urología
aves
reptiles
pequeños mamíferos
primates
otras mascotas

¿tiene su loro todo lo que necesita?

Los consejos que aquí escribimos se pueden hacer extensibles a todas las psitácidas, que para que nos entendamos son todas las aves con el pico curvado, como un periquito. Todas estas aves tienen las mismas necesidades.

Documentación. En el momento de la compra de cualquier psitácida tendrán que adjuntarle la factura oficial con el número de CITES y tendrá que guardarla durante toda la vida del animal. Es como su DNI y este código demuestra que ha adquirido legalmente a su mascota, ya que es una especie protegida y tiene su comercio sometido a la legislación internacional. Es muy recomendable implantarle un microchip, que se realiza con tan sólo una inyección, ya que a pesar de que lleve anilla (ya sea abierta, si es criado en cautividad, o cerrada, si es importado, no criado en cautividad) ésta puede ser retirada en caso de sustracción y no podremos demostrar la propiedad.

Alimentación. Además de las clásicas semillas de maiz, trigo, pipas de girasol, etc.. deberá aportarle frutas y verduras diariamente, tales como zanahoria cruda (para acostumbrarle intente ponerle zanahoria rallada los primeros días) y manzana o pera (el 60% de su dieta deben ser frutas, y el otro 40% semillas). Son muy frecuentes las sinusitis y otras enfermedades derivadas de la alimentación sólo con semillas. Es recomendable colocarle las semillas de forma que el cueste algo conseguirlas (imitando así a su comportamiento en la naturaleza), colocándolas dentro de alguna malla o red metálica o de cuerda. La mixtura de semillas es mejor que la adquiera en envase cerrado, debido a que las semillas expuestas en las tiendas a granel son manoseadas frecuentemente por el público y pueden ser vehículo de agentes infecciosos. Se le debe ofrecer una vez a la semana frutas desecadas, y mensualmente se le puede ofrecer algún premio, tal como barritas de miel o frutas. Debe controlar el sobrepeso, sobre todo si le suministra demasiados premios o demasiadas semillas grasas tales como las pipas de girasol o cacahuetes. Es frecuente encontrarnos con loros obesos. No se le deberá dar aguacate ni cebolla puesto que son tóxicas. De vez en cuando se le debe ofrecer zumo de frutas con una cuchara o jeringa, ya que es una fuente extra de vitaminas y además lo toma como un juego. Hay que huir de la alimentación rutinaria e inventarse nuevos alimentos frecuentemente. Al contrario de lo que se pensaba, tienen un sentido del gusto muy desarrollado, y aceptarán cualquier cosa con gran sabor, tales como tomate, pizza, queso, etc.., alimentos que NUNCA deberá darle, porque su aparato digestivo no está preparado para digerir esos alimentos.

Agua de bebida. Deberá cambiársela a diario, teniéndola siempre limpia. No medique el agua con vitaminas ni con antibióticos si no es estrictamente necesario. Las vitaminas deberán ser siempre naturales, las que tienen las frutas, y nunca deberá ponérselas en el agua de bebida. Debe evitar que el bebedero se ensucie con las deyecciones, colocándolo alejado de la percha.

Hábitat. La jaula debe ser lo suficientemente grande para que no se roce cuando estira las alas. No deberá colocarla en sitio excesivamente soleado, ni en corrientes de aire. Debe evitar la calefacción y el aire acondicionado. Les alegra tener adornada la jaula con ramas o incluso hojas, ya que así se encuentran casi en su ambiente natural. Es recomendable dejarle salir de la jaula varias veces al día, ya que así estimulamos sus instintos naturales y evitamos problemas de comportamiento. A ser posible, debieran estar siempre sueltos, fuera de la jaula, entrando en ella sólo a comer, beber y dormir, aunque esto es difícil (hay que vigilarlos constantemente para que no ingieran cuerpos extraños). NUNCA se les debe colocar cadenas ni cuerdas atadas a las patas (las fracturas de los huesos son muy frecuentes, y de difícil solución en psitácidas).

Higiene de plumas. Una vez al día le colocará una bañera con agua (en invierno, debe estar tibia) para que se bañe, retirándosela a los 20 minutos. Se le pueden recortar las plumas secundarias de un ala con el fin de no permitir el vuelo, práctica muy usual para loros que pasan la mayoría del tiempo fuera de la jaula, pero que no recomendamos. Una de las cosas bonitas de las psitácidas es verlas volar.

Higiene de las patas. El palo o percha debe ser suficientemente grueso según el tamaño de su pie. No coloque palos demasiado finos. Hay unas perchas hechas con material rugoso, para prevenir la aparición de callosidades en los pies. Las perchas deben ser de madera (las destrozarán y tendrán que cambiar as frecuentemente) o de fibra (irrompibles). Nunca le ponga perchas de metal.

Higiene del pico. Debe disponer permanentemente de una piedra de cal gruesa, en la jaula. La utilizará para picarla y así mantendrá su pico en buenas condiciones, evitando el sobrecrecimiento. El pico no se debe recortar nunca, y si se recorta, es porque hay una enfermedad general en el animal. En caso de tener que hacerlo, debe recortarse por personal experto, puesto que en la parte interna de la porción superior del pico, hay unas terminaciones nerviosas, tactiles, que nunca hay que cortar (causan gran dolor en el animal). Hay que tener en cuenta que el pico en todas las psitácidas les sirve para partir las semillas, para escalar, para defenderse, y también para saludar. Lo usan para saludar (como si fueran a dar la mano).

Salud mental. Deberá disponer de juguetes móviles, sobre todo de cuerda, espejos, campanas, etc.. para evitar el aburrimiento. Deberá cambiar de posición estos juguetes una vez al mes, para evitar conductas estereotipadas, esto es, movimientos fijos y repetitivos dentro de la jaula. Normalmente son mascotas de un sólo propietario, dejándose acariciar o tocar sólo por éste. En caso de que no se le preste la atención suficiente por su propietario puede entrar en una fase de aburrimiento y depresión que puede acelerar la aparición de enfermedades, entre ellas el picaje o automutilamiento. A veces se instaura un lazo de unión tan fuerte entre el loro y el propietario que se puede producir una dependencia absoluta de la presencia de éste último para que el animal realice tareas tan simples como beber o comer. Pueden llegar a estar sin comer varios días e incluso a arrancarse muchas plumas a picotazos o a vocalizar o gritar repetidamente en caso de que su propietario se ausente. En estos casos de unión tan estrecha, nuestra mascota puede tener comportamiento con movimientos de cabeza y con una marcha algo rara si no se está familiriarizado con él. Se trata de comportamientos sexuales, incluso puede regurgitar a su propietario la comida que acaba de ingerir, e incluso puede llegar a eyacularle. En caso de que se pierda la confianza con el propietario, la mayoría de veces el loro necesitará a un compañero para poder evitar comportamientos anómalos.

¿Hablan? En general, todas las psitácidas tienen la capacidad de imitar sonidos humanos y no humanos. Todo depende del lugar donde esté colocada la jaula. Así, no es raro que nuestro loro se enseñe a ladrar o a maullar si está todo el día oyendo ladridos de perro o maullidos de gato. Hay que tener una paciencia exquisita en los ejemplares adquiridos como adultos para que puedan llegar a hablar. No es imposible. Sin embargo, en los ejemplares adquiridos de pichones o “papilleros” tenemos campo abierto para enseñarles a decir lo que queramos.

Desparasitaciones internas. Es necesario que una vez adquirido, al principio, le haga una análisis de heces y lo desparasite con fenbendazol, repitiéndolo en caso de que haya otras aves cerca, ya sean de la misma casa o pájaros del exterior (por ejemplo gorriones), ya que son susceptibles a contagiarse de cualquier tipo de ave cercana. En caso de que no esté expuesto, no es necesario desparasitarle periódicamente.

Desparasitaciones externas. Si no tiene contacto con otras aves no hace falta que le eche ningún spray antiparasitario. Pero en caso de que los pájaros del exterior o cualquier otro tipo de ave tenga acceso a su jaula, deberá hacerlo periódicamente.

Vacunaciones. No son necesarias a no ser que haya alguna epidemia en la zona.

Enfermedades transmisibles a los humanos. Además de alergias a “la caspa” o plumas que sueltan, nuestro loro nos puede transmitir numerosas enfermedades, sobre todo si está recién adquirido y es de origen dudoso o tiene contacto con otras aves. Una de las más peligrosas es la psitacosis, también llamada ornitosis o clamidiosis. Se le deberá hacer un análisis de sangre recién adquirido para descartar que tenga o esté incubando esta enfermedad. Hay que mantener unas medidas de higiene básicas tales como lavarse las manos después de manejar la jaula o al loro, así como evitar poner en contacto la boca con su pico.

Deposiciones. Las heces y la orina se mezclan en la cloaca y son expulsados a la vez. Las heces son reconocibles por su forma cilíndrica, y la orina tiene dos partes, una líquida, casi transparente, y otra menos líquida de color blanco, correspondiendo ésta última a los uratos. El color de las heces puede variar en el mismo animal, ya que dependerá de la cantidad y tipo de fruta que ingiera, ya que por ejemplo, si ha comido ciruelas, serán de color rojizo. Las deposiciones se deben retirar de la jaula diariamente, ya que sobre ellas crecerán microorganismospeligrosos para la salud de las personas que conviven con el animal y para él mismo.

Sexaje: ¿es macho o hembra? A través de una endoscopia, que realizamos en pocos minutos, utilizando un tubo metálico de tan sólo 2,7 mm de diámetro, podremos determinar si nuestro loro es macho (los dos testículos están dentro de la cavidad abdominal y no se pueden ver si no es con una endoscopia) o es hembra (el único ovario que tienen, el izquierdo, también será visible sólo con la endoscopia). Con la endoscopia podremos determinar el estado en el que se encuentran los órganos sexuales, determinando si la madurez sexual (que en general se adquiere a los 3-4 años de edad) está ya presente o por el contrario todavía es un ejemplar joven.

Chequeos periódicos. Una vez al año, como mínimo deberá realizarle un chequeo en el veterinario, que incluirá: -pesaje en una báscula que mida gramos, para llevar un control y evitar el sobrepeso. -limado de pico y recorte de uñas, en caso necesario. -chequeo de patas, limando callosidades en caso de que estén presentes. -chequeo de piel y plumas, aberturas naturales y mucosas (narinas, coanas, ojos, ano) -análisis de sangre que incluya ácido úrico, enzimas hepáticas, glucosa, contaje de glóbulos rojos y blancos, con fórmula leucocitaria. -análisis de heces (coproanálisis) que incluirá pruebas de digestión de glúcidos y grasas y demostración de parásitos intestinales. -se le podrá realizar una radiografía para poder explorar sus sacos aéreos, su abdomen, etc.. o una endoscopia para ver los órganos diana de determinadas enfermedades. -en determinados casos, sobre todo cuando haya secreciones o regurgitaciones, también será conveniente tomarle muestras de la faringe, de las coanas, o de los oidos, con el fin de poder determinar la flora bacteriana y fúngica predominante en estos órganos. Para realizarle este chequeo se debe utilizar un anestésico llamado isofluorano, debido a que la inmensa mayoría de psitácidas no se dejan explorar y se pueden lastimar mientras las manejamos. Es una anestesia sin riesgos y el paciente puede abandonar el hospital en pocos minutos completamente despierto. Además de este chequeo realizamos un interrogatorio al propietario sobre el hábitat, alimentación y condiciones del animal en su domicilio.

Visita al veterinario. Deberá traerlo al hospital dentro de su jaula y tapado con una toalla para evitar su estréss. Si la jaula es demasiado grande deberá traerlo dentro de una caja de cartón, con ventilación. Deberá traer una muestar de heces recientes. Es recomendable que no permanezca su propietario en la consulta mientras se le explora, ya que puede asociarle con ese “drama del hospital” y perder su confianza en él. Deberá permanecer en la consulta sólo el acompañante del propietario. Sin embargo, su propietario si deberá acudir al hospital porque él será el único que podrá comentarle al veterinario con todo tipo de detalles su estatus psicológico, su comportamiento, etc..

¿como saber si está enfermo? La mayoría de enfermedades de las aves necesitan atención urgente por el médico. Las aves son verdaderas maestras escondiendo sus síntomas de enfermedad, por lo que muchas veces acuden a nuestro hospital en estado crítico, o sea, cuando ya no pueden esconder más sus síntomas de enfermedad. Es típico que nos comunique el cliente que su loro está enfermo desde ayer y a la exploración nos demos cuenta de que tiene signos de enfermedad desde hace varias semanas. Por los cambios de su comportamiento, cuando no juega o no se columpia, por la avidez con que se alimenta con su comida preferida, por sus cambios en las vocalizaciones, con afonía o mutismo permanenete, por los cambios o ausencia de gestos sobre su propietario, por cambios en la consistencia de las heces, por aparición de secreciones oculares o respiratorias, es por lo que nos tenemos que dar cuenta de que al loro “le pasa algo”. Simplemente con una llamada telefónica muchas veces se puede solucionar el problema, pero a veces es necesario acudir al hospital, debiendo permanecer en él ingresado a veces ya que necesita estar oxigenado, con fluidoterapia y con medicaciones inyectables, cuidados que su propietario no va a ser capaz de hacerle en su domicilio.

CHEQUEO ANUAL
Fecha: ....................
NOMBRE ESPECIE
CITES SEXO
PESO MICROCHIP
ALIMENTACION DEPOSICIONES
exploración
PICO PATAS
UÑAS PIEL
PLUMAS ALAS
LENGUA COANAS
NARINAS ANO
ESTADO GENERAL JAULA
pruebas diagnósticas
COPROLOGIA parásitos
digestión
HEMATOLOGIA:
Suero: I L H
Chlamidia:
HTO TP ALB GLOB
GOT CK UA GLU
CA P
WBC FMLA FROTIS
CITOLOGÍA improntas
ANESTESIA; isofluorano propofol
RADIOGRAFIA buche sacos aéreos pulmones hígado proventrículo ventrículo riñones esqueleto
ENDOSCOPIA sacos aéreos gónadas riñones
ECOGRAFIA RESONANCIA MAGNÉTICA
RECOMENDACIONES:

Copyright 2013, Hospital Veterinario JG Mutxamel - Alicante - España